Friday 23 June 2017

Detrás de la pelota (y un hasta pronto)

Frase de la Semana

 “Si yo fuera el Presidente, vetaría la ley”

 Juan Manuel Urtubey (Gob. Salta) – 10/05/2016

Estamos acostumbrándonos a una nueva cultura política. A una nueva interacción política. Un nuevo gobierno, de un signo político distinto que viene con sus propias formas, vicios y virtudes, y que debe confrontar con muchos que se habían acostumbrados a ser oficialistas.

A partir de este nuevo escenario también estamos siendo testigos de una nueva dinámica parlamentaria. Ni mejor, ni peor a lo anterior (que uno suele tomar como primer elemento referencial al momento de hacer una comparación). Simplemente distinta. A partir de ello, buscamos ciertos movimientos políticos para juzgar. Estamos asistiendo a una “pelea” parlamentaria casi semanal, que modifica su título dependiendo el tema que se discuta.

En un momento fue la discusión sobre la designación por decreto de dos jueces para la Corte Suprema de la Nación. En otro fue la derogación o no de las leyes para terminar la negociación con los “fondos buitres”. Y por estas horas la famosa ley anti despidos. El Gobierno Nacional va tema a tema, lo que significa un desgaste político (y de imagen en algún caso) importante. Sin tener una agenda de largo plazo clara, y teniendo que discutir los temas semanalmente, llega a invertir mucho tiempo en estrategias parlamentarias para revertir situaciones adversas según su visión política. No sólo invierte tiempo, sino figuras.

A Cambiemos no le sobran esas figuras de peso específico que representen a la política en toda su magnitud. Por tal motivo utilizan al propio Presidente Mauricio Macri para bajar línea sobre determinados temas. Eso hace que se exponga permanentemente, y que cuando algún funcionario de su gabinete se ve acorralado ante algunas preguntas, queda aún más expuesto porque no siempre dicen las mismas cosas, o al menos son interpretadas de diversas formas. Y ahí es donde aparece el periodismo; a su juego lo llamaron.

La convocatoria que hizo el Gobierno, a último momento, a empresarios y sindicalistas (de manera separada) en lunes pasado mostró que todavía no logra “dominar” la agenda pública. Sino que va detrás de ella. ¿Eso está mal? Depende. Si es para mostrar diferencias de estilos, no. Pero hasta qué punto es positivo asumir dicho costo a expensas de la imagen del Presidente y de la propia gestión gubernamental.

Por qué el Presidente esperó hasta último momento en hacer esa convocatoria, rozando en algún caso la desesperación para que algunos empresarios estén presentes. Si es un tema que viene creciendo públicamente hace semanas. Los nombres de las empresas son casi las mismas que fueron invitadas hace unas semanas a la Quinta de Olivos para retarlos en vivo por televisión sobre el comportamiento en los precios y los niveles de empleo. Podríamos llamar a esas empresas como el nuevo (reconvertido) stablishment corporativo.

Algunos pueden interpretar que Macri dio un mensaje político, sobre todo para el PJ y sobre todo para Sergio Massa. Acorralarlo para que no quede como cómplice del kirchnerismo, una palabra que cada vez pesa menos en la arena política. Podríamos creer que confió demasiado en el justicialismo por el respaldo que le dio a su Gobierno en la discusión sobre la negociación con los “fondos buitres”. Pecaron de ingenuos si es así. Con Emilio Monzó, Presidente de la Cámara de Diputados, y el principal armador político de Cambiemos, no alcanza. En el Senado todavía no tienen a ninguna figura propia. Los que están, con ese rol, son aliados. De a poco el Presidente Provisional del Senado, Federico Pinedo, quiere ganarse ese mote de todas maneras.

Y bajo estas circunstancias quien se acomoda mejor es el ex Int. de Tigre. Si no es por él mismo, es por un tercero. Pero se termina acomodando en una situación que le sienta cómodo. Ser de alguna forma el tercero en discordia. Tener que decidir sobre determinadas cuestiones le sirve a Massa y a su bloque para consolidarse. Inclusive se da el lujo de poder mostrar ciertas internas, en este caso con el ala sindical que tiene dentro de su frente, sin que estas signifiquen un rompimiento político como le está sucediendo semana a semana al FpV.

Esta fue mi última columna editorial en Edelman Como algunos saben, dejo la compañía después de más de tres años. Han sido años maravillosos, con enormes desafíos y grandes resultados. Aprendí mucho, y me ayudaron mucho. La oficina, mi equipo de trabajo y los clientes con los que me tocó trabajar. Conocí gran cantidad de gente, y me hice de varios amigos. A todos ellos muchas gracias. Dejo un lugar, pero también queda un inmenso equipo de trabajo del cual estoy orgulloso de haber sido parte. Nos seguiremos viendo, y por qué no leyendo. Salud!

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.