Saturday 15 December 2018

Literatura, empatía y relaciones públicas

En los últimos días en varios medios locales e internacionales se estuvieron publicando diversas notas sobre los beneficios de la lectura. La fuente de estas notas es el estudio Reading between the lines: the benefits of Reading for Pleasure que traducido sería algo como “Leyendo entre líneas: los beneficios de leer por placer”. Entre los beneficios de la lectura que cita el estudio algunos son bastante obvios, como por ejemplo, que la hora antes de dormir es la más elegida para leer o que las personas mayores jubiladas o retiradas dedican más tiempo a leer que el resto de la población. Otras son menos obvias y a primera vista pueden parecer sorprendentes. Entre ellas podemos destacar que la lectura genera una suerte de mundo paralelo en el cual las personas logran aplacar su ansiedad y sus preocupaciones, que los lectores regulares reportan menos sentimientos de stress y depresión. Incluso un quinto de los encuestados dice que la lectura los hace sentir menos solos.

Algunos se preguntarán que tendrá que ver todo esto con las Relaciones Públicas. Y es que otros de los hallazgos del estudio son que la lectura habitual, con 30 minutos por semana es suficiente, ayuda a las personas a darse cuenta de que sus vivencias y sus problemas no son sólo propios si no que son compartidos por otras personas. En otras palabras, la lectura fomenta la empatía. Y es la empatía una de las habilidades clave para navegar exitosamente esta profesión. Las Relaciones Públicas son básicamente la gestión de las relaciones de una organización con sus públicos objetivo y para cualquier tipo de relación, ya sea laboral o personal, la empatía es fundamental. Los profesionales de PR tenemos que ser capaces de ponernos en los zapatos de los clientes, los periodistas, nuestros colegas y comprender sus prioridades, necesidades y sus deseos.

Por otro lado y según este estudio, el hábito de leer también aporta una mayor habilidad para lidiar con situaciones difíciles. Cualquiera que haya tenido un cliente atravesando una crisis sabe lo valiosa que esta capacidad.

Más aún las personas que leen habitualmente poseen amplios repertorios de experiencias que les permiten afrontar las situaciones de cada día bajo una nueva perspectiva y un entendimiento más amplio. También poseen mayor facilidad para tomar decisiones, planificar y priorizar y esto puede deberse a que tienen una mayor facilidad para reconocer que las dificultades y los contratiempos son aspectos inevitables de la vida. Otra vez no podemos evitar pensar en la comunicación en situaciones de crisis y cómo ser capaces de pensar de manera fría y analítica es fundamental en estos contextos. También es fundamental para tener la capacidad de no desesperarse ante contratiempos laborales de la vida cotidiana, como un reporte que no se termina a tiempo o un vocero que no está disponible para dar una nota. Por otro lado no puedo evitar pensar en lo importante que es todo esto al momento de crear una historia atractiva y relevante para ofrecer a los medios.

Las personas que leen regularmente se sienten más cercanas a sus amigos y a sus comunidades. No sólo leer produce mayor entendimiento y empatía si no que provee herramientas para compartir experiencias de manera más significativa. Los lectores también tienen una percepción más sólida y comprometida de las cuestiones sociales y la diversidad cultural. Si pensamos en el desarrollo y aplicación de programas de Responsabilidad Social Corporativa todas estas habilidades valen oro a la hora de entregar un trabajo de calidad al cliente e idear actividades que realmente beneficien a la comunidad.

Dicho todo esto, los invito a que 30 minutos por semana apaguen la tele y guarden el celular y abran el libro que más les guste. No sólo se relajaran y distraerán si no que a la larga serán mejores profesionales.

 

Sobre el autor

Victoria se unió al equipo de Edelman en marzo de 2014. Se desempeña como Ejecutiva de Cuentas Senior para la práctica de Corporate y trabaja con clientes de diversas industrias como Petroquímica, Recursos Humanos, Banca, Management, Beauty Care y ONGs, entre otras. Es Licenciada en Relaciones Públicas e Institucionales de la Universidad Argentina de la Empresa.