Saturday 15 December 2018

Public Affairs Agenda – 26 de noviembre de 2015

EL GABINETE DE MACRI, CON PROPIOS Y ALIADOS

gabinete

Ayer por la tarde, quien fue designado como futuro Jefe de Gabinete del gobierno nacional, Marcos Peña, presentó en conferencia de prensa los nombres que liderarán el equipo de gestión del presidente electo, Mauricio Macri. Entre varios que vendrán del actual gobierno porteño, junto a cuatro radicales, la sorpresa fue la continuación de Lino Barañao al frente de Ciencia y Tecnología.

El estratega de Macri en la campaña confirmó a Alfonso Prat Gray, otrora acompañante de “Lilita” Carrió, como ministro de Hacienda y Finanzas, dentro de un gran gabinete económico que tendrá distintos ministerios: además de Hacienda, en Producción se nombró a Francisco Cabrera -actual ministro de Desarrollo Económico de la Ciudad-; en Transporte, también al actual referente porteño en la materia, Guillermo Dietrich. El radical Ricardo Buryaile se hará cargo de Agricultura, Ganadería y Pesca; y el ex CEO de Shell, Juan José Aranguren, hará lo propio mediante la creación del ministerio de Energía. El único ministerio, dentro del mencionado gabinete económico, que resta definir nombre es Trabajo. Las negociaciones entre sindicatos y el futuro gobierno explican la demora en esta designación.

Además, otros roles importantes en Economía deben ser cubiertos. El Banco Central -tras la supuesta pero aún no confirmada renuncia de Alejandro Vanoli-, será liderado por Federico Sturzenegger; la AFIP, por quien ya ocupara su dirección entre 2002 y 2008, Alberto Abad. Otro radical, en este caso el tucumano José Cano, será responsable del programa de desarrollo del Norte argentino, “Plan Belgrano”. Además, el economista Carlos Melconián sería nombrado como presidente del Banco Nación. Dos cordobeses fueron nombrados: Oscar Aguad, ministro de Telecomunicaciones; y Gustavo Santos, en Turismo. Otro que podría sumarse desde la provincia mediterránea es Jorge Lawson, en Trabajo.

Quien coordinará todo el gabinete económico y será el vínculo con la Jefatura de Gabinete de Marcos Peña será Gustavo Lopetegui, proveniente de la empresa aerocomercial LAN. Quien hará algo similar a la coordinación para Jefatura de Gabinete, pero en cuestiones políticas, será Mario Quintana. En Cancillería, Susana Malcorra será la responsable de liderar las relaciones exteriores del país.

Quizás los nombres que más sorprendieron sean los de Patricia Bullrich, al frente de Seguridad, y el del rabino Sergio Bergman, en Medio Ambiente. Un desconocido para  muchos, pero que también ocupó cargo ministerial en Capital Federal y renunció tras una deficiente gestión, es quien fue nombrado como ministro de Salud: Jorge Lemus. Los que exportarán sus actuales gestiones porteñas para la Nación, además de Dietrich en Transporte y Cabrera para Producción, serán Carolina Stanley, para Desarrollo Social; Esteban Bullrich, en Educación; Claudio Avruj, como Secretario de Derechos Humanos; y uno de los hombres de más confianza del Presidente electo, Andrés Ibarra, en Modernización. Para el ministerio de Justicia, fue nombrado Germán Garavano; y para el de Cultura, Pablo Avelluto.

Mientras desde el kirchnerismo se criticó durante la campaña electoral que el macrismo daría la espalda al desarrollo que se hizo durante estos años en materia científica y tecnológica, sorprendió la designación de Barañao para que continúe su gestión al frente del ministerio.

PRIMER DISCURSO DE CRISTINA LUEGO DE LAS ELECCIONES

Luego de la derrota electoral y política que significó para el kirchnerismo el triunfo de Mauricio Macri, había mucha expectativa por las primeras palabras que daría al público la Presidente. Durante la inauguración del Hospital Posadas, en Morón, Cristina levantó las banderas de las conquistas logradas durante los últimos doce años de gobierno.

Entre sus frases que merecen ser destacadas, dijo que “un país no es una empresa, es una nación conformada por hombres y mujeres, con diversidad, con necesidades. No se puede medir con un criterio economicista o de balance, porque una empresa cierra su balance con pérdida o ganancia. El balance de un país se cierra con cuantos argentinos hay adentro y cuántos afuera. No es lo mismo un país que una empresa, que nadie se confunda”, advirtió, en clara referencia al perfil técnico que Macri busca darle a su gestión y a su Gabinete.

Cuando hizo referencia a los resultados del domingo pasado, dijo que la diferencia entre Macri y Scioli fue “muy escasa, muy chiquita”; pero en ningún momento felicitó al ganador, ni tampoco agradeció el trabajo durante la campaña de su candidato, Daniel Scioli. Luego, especuló con lo que hubiese pasado si el Frente Para la Victoria ganaba también por una exigua diferencia: “Qué hubiera pasado si el resultado hubiese sido al revés, qué estaría pasando hoy en la Argentina, si hubieran reaccionado como nosotros, con la grandeza, la comprensión y la vivencia democrática que debemos tener los argentinos”, sostuvo, para luego dejar en claro que su espacio garantizará la gobernabilidad del próximo gobierno electo, y que no van a “dejar a ningún Gobierno sin presupuesto, como me ocurrió a mí en 2010”.

En su mensaje final, reafirmó que el kirchnerismo ha “empoderado al pueblo de sus derechos y la gente sabe cuáles son. En la cabeza de todos y cada uno de ustedes están los derechos y son ustedes los que deberán defenderlos si alguien se atreve a arrebatárselos. Ahí estaremos junto a ustedes defendiendo las conquistas logradas”, desde entonces, se refirió a quienes la escuchaban como “empoderados” de derechos.

MUCHA EXPECTATIVA PARA POCO

El martes por la tarde, la Presidente recibió al futuro Jefe de Estado en Olivos. En la previa mucho se habló sobre un hecho saludable y como un acto de institucionalidad la reunión entre ambos referentes, para dar imágenes de una transición de gestión ordenada y consensuada. El encuentro en sí, según los medios que accedieron a información, no duró más de 20 minutos, y poco se profundizó en temas de relevos. Macri dijo que “no valió la pena” insistir en hablar sobre la coordinación de los ministerios.

Medios opositores al kirchnerismo difundieron el supuesto que Cristina se opuso y prohibió que futuros integrantes del gabinete macrista tomaran contacto con los actuales ministros nacionales, ya que ellos “hablarán después del 10 de diciembre”. Pese a esto, Macri ni bien salió de Olivos dijo que el encuentro fue cordial. Parece irónico, pero lo llamativo hubiese sido que la Presidente proponga una foto juntos en Olivos, o que le cediera la sala de prensa ubicada dentro de la quinta presidencial.

Al día siguiente, Daniel Scioli recibió en la casa de gobierno bonaerense, en La Plata, a la gobernadora electa, María Eugenia Vidal. En una importante diferencia en las formas, quizás adrede para diferenciarse de su jefa política, el bonaerense se mostró para la prensa junto a Vidal, y ambos hablaron a los medios. Vidal, desde el salón de usos múltiples de la Casa de Gobierno, anunció que la transición se viene dando de manera ordenada entre ambos equipos políticos y técnicos, y advirtió que la Provincia “hoy por hoy, no cuenta con los fondos para cubrir la totalidad de sueldos y aguinaldos de diciembre”, aunque buscó tranquilizar a los empleados públicos, al asegurar que encontrarán solución al problema.

Además, Vidal agregó que el gobernador asumió el compromiso de pagar los sueldos de noviembre de la planta actual del gobierno. También destacó que la Provincia necesita de la ayuda y atención del gobierno nacional. “Podemos tener diferencias sobre los números, pero somos personas dispuestas a trabajar en conjunto. Si es necesario hacer una segunda reuníon, la vamos a hacer. Él (Scioli) también está dispuesto”, reiteró la gobernadora electa.

Sobre el autor

Gonzalo Plecity is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He hold a BA in International Relations at the University of the Salvador. Previously, he worked as Operations and Supplies Officer in Pleamar Srl.