Thursday 17 January 2019

¿Se va la “segunda”?

Frase de la Semana

“Me preocupa más la relación entre el real y el peso, que con el dólar”

Adrián Kaufmann (Presidente UIA) – 15/10/2015)

Todavía no se realizó la primera vuelta y algunos ya están hablando cómo sería su performance en un eventual balotaje. Mauricio Macri, quien venía ocupando con cierta tranquilidad la lucha con Daniel Scioli, ahora tiene que ocuparse de Sergio Massa que viene envalentonado con los últimos números que lo acercan un poco a esa discusión.

Pero, ¿por qué sucede esto a casi 10 días de las elecciones nacionales? Los candidatos, todos, se guardan para los últimos días. La temporada de carpetazos pasó; salvo que el tiempo climático le juegue una mala pasada a la provincia de Buenos Aires, y por ende a Scioli o que haya algún caso de trascendencia nacional mueva la arena política, las cosas no deberían variar mucho hasta el domingo próximo.

La duda pasa por saber si el Gobernador bonaerense logra superar los 40 puntos y sacarle 10 de diferencia a su segundo (porque es muy difícil que llegue al 45%), o si Macri, y ahora Massa tal vez, pueden forzar la contienda electoral y que todo se defina a fines de noviembre. Esto implicaría un mes más de campaña, pero sólo entre dos fuerzas.

Algunos sospechan que desde el Frente Renovador hayan arreglado algo con el sciolismo para que Massa levante todo lo que está levantando en estos días. Inclusive también se dice, que los vínculos nunca se cortaron con el cordobés José Manuel de la Sota, y por medio de él se organizó una estrategia para llegar a esto. En definitiva todos son peronistas, y dentro del peronismo todo es posible. Lo cierto es que mientras sucede esto, Macri tiene que invertir mucho tiempo (ya lo hizo durante el Niembro Gate) para dejar en claro que él y Cambiemos son la mejor opción y que no hay lugar para otros. Con esto admite algo obvio, pero que no deja de ser algo difícil de digerir para un dirigente como él.

Cambiemos no ganará en primera vuelta, como anunciaban después de las PASO. La única opción es llegar a segunda vuelta. Las encuestas que circulan mencionan que en caso de llegar a ese escenario, el único que derrotaría al candidato oficial sería Sergio Massa, y no Mauricio Macri. Pero las pesquisas también pueden estar operadas así que, al menos un poco, debemos desconfiar de ellas. Para que Massa llegue a noviembre, tiene que recolectar 15 puntos más como mínimo de lo que cosechó en las PASO, suponiendo que quienes votaron a de la Sota se quedarán con él. Macri por su parte, lucha por retener el voto radical que si bien fue poco en el total, le significó superar la barrera de los 30 puntos. El problema si no gana lo tendrá Ernesto Sanz puertas adentro del radicalismo, por todo lo que arriesgó con este acuerdo.

Entre ambos ahora luchan por el “voto útil”. Los dos están cazando en el mismo terreno, pero con diferentes armas. Algo parecido a lo que había apuntado Scioli pos PASO y que bregaba con Macri. Se supone que hay un 30% de voto indefinido y que en su gran mayoría se decidirá por alguno, recién cuando entre al cuarto oscuro. Ahí está clave para alterar el futuro electoral. Macri, por ejemplo, mencionó que él podría representar muy bien el voto de Margarita Stolbizer; Massa por su parte dijo que votar a Macri es emitir un voto inútil porque no le ganaría a Scioli en el balotaje.

Mientras más lejos están, más dicen. Massa apunta a las propuesta, y que éstas son el cambio. Es el más específico y concreto. Pero porque está lejos también. Scioli todo lo contrario, el que menos dice porque se siente más cerca. Y Macri en el medio, aunque en la última semana fue más contundente en algunas declaraciones sobre temas impositivos y de desarrollo social. Algunos lo podrían tomar inclusive como los últimos intentos porque se siente de alguna forma algo relegado, pero así y todo con más chances que el tigrense. De corrupción poco se habla; el Diputado Nacional es el único que menciona el tema, el resto le escapa. Y la economía junto con la seguridad siguen siendo las principales banderas de campaña. Debemos asumir que la educación, a diferencia de lo que ocurrió en las últimas campañas, tuvo un lugar más importante aunque no suficiente por ahora.

Pasamos de dudar sobre quién sería el candidato oficial previo a las PASO y si la oposición se uniría. Después a pensar quien ganaría las PASO y por cuanto y si eso significaría un cambio de estrategia para las generales. Ahora, nos queda esperar y ver si llegamos a segunda vuelta, o todo se define el próximo 25 de octubre, lo que hoy por hoy no parece tan improbable.

Sobre el autor

Gonzalo Plecity is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He hold a BA in International Relations at the University of the Salvador. Previously, he worked as Operations and Supplies Officer in Pleamar Srl.