Thursday 17 January 2019

Los independientes, ¿son la clave?

Frase de la Semana

“Jamás metería en mi casa a un procesado por narcotráfico”

Dra. Cristina Fernández de Kirchner (Presidente de la Nación) – 05/08/2015

Nos encontramos a horas de las PASO. Venimos hablando de las elecciones 2015 hace muchísimo tiempo y finalmente llega el primer turno del proceso electoral en términos nacionales. Obviamente que cada uno con las estimaciones, que se esperan con mayor precisión recién en las primeras horas del lunes, enarbolará el discurso que más le convenga a sus intereses.

Los resultados oficialízales se darán por frente y después se desglosarán individualmente (notoriamente en aquellos espacios donde realmente haya una interna). No es lo mismo lo que dirá el Frente para la Victoria que Cambiemos, y mucho menos el Frente UNA. El oficialismo de la mano de su único candidato, Daniel Scioli, desea llegar a los 40 puntos. Claro está que alcanzar este resultado, le permitirá tener un horizonte más  entusiasta de cara a obtener un triunfo en primera vuelta. Pero hay que llegar a los 40 puntos, no es para nada fácil. La mayoría de las consultoras (que serán noticia seguramente) apuestan a que Scioli estará entre el 35% y 38%.

Cambiemos como frente, sugiere que superará el 30%. Es un hecho que casi el 90% de este subtotal, será voto propio del PRO y Macri. Se espera que Carrio y Sanz le otorguen al frente electoral algo así como 4 a 6 puntos. Dependiendo cómo sea este último número, le permitirá Macri tener un mayor o menor peso en la negociación con sus aliados pos PASO. No es lo mismo que Sanz saque 1.5 punto (400.000 votos aproximadamente), que saque 4 puntos.  Damos por sentado que ambos candidatos, superarán el umbral de 1.5% mínimo para competir en la general (en caso de que triunfen además en la interna).

La interna en UNA no estará exenta de esa disposición tampoco. Desde Córdoba aseguran que el Gob. José Manuel De la Sota le ganará a Sergio Massa, quien aún posee como base de poder a la Provincia de Buenos Aires a pesar de haber retrocedido algunos casilleros en los últimos meses. Entre ambos aspiran a ocupar el tercer lugar (como frente nos referimos). Pero si Massa es el ganador, esto repercutirá más en el armado oficialista que en el opositor. Como hemos mencionado, gran parte del votante opositor que tenía Massa ya “se fue” con Macri; lo que le queda es voto peronista y en menor proporción, anti kirchnerista.

No hay que descartar que para esta primera fase electoral, haya un porcentaje elevado de voto en blanco y/o impugnado. En la interna, este voto se cuenta como tal y no se deriva a quien lidera el escrutinio como si sucederá en una primera vuelta. Además hay mucha gente, aún, que no sabe que son las PASO, no entiende su sentido si después tiene que ir a votar de nuevo y que inclusive al día de hoy se especula con que hay votantes que decidirán por su voto una vez que entren al cuarto oscuro; o sea implementarán un voto impulsivo.

Interesante será analizar el comportamiento de los votos pos PASO. Quien vote a Scioli en las PASO, lo volverá a hacer en octubre. Pero quien vote por ejemplo a de la Sota este domingo, ¿hará lo mismo en un par de meses si el victorioso de su interna es Massa? El mismo Gobernador se encargó de aclarar que si pierde la interna, el apoyará al tigrense. Lo mismo con Cambiemos; se supone que todos aquellos que respalden a Sanz y Carrio harán lo propio con Macri si este finalmente es electo como candidato a Presidente del mencionado frente. Pero como siempre decimos, el voto no es lineal. Y la gente no vota de la misma manera siempre, salvo el voto cautivo que ya está identificado con un candidato.

Tanto Scioli como Macri apuestan a conquistar ese porcentaje de votos que le permita llegar lo mejor parado a la primera vuelta una vez sorteadas las PASO. Scioli para asegurarse ganar en esta instancia; Macri para obligar al Frente para la Victoria a ir a un balotaje, donde podrían tener mejor chance. Ambos tienen un votante ya fidelizado pero necesitan de lo que ellos mismos definen como el “independiente”. Este votante está dividido entre el voto anti kirchnerista, donde a primera vista Macri debería ser la primera opción y el voto a partidario que es indefinido ya que puede votar a uno por ser el más nuevo, caso Massa, o al otro sólo por el mero hecho de conocerlo más (tanto Scioli como Macri le cabe esta caracterización).

Dependerá de cuán antiK pueda mostrarse Scioli para conquistar ese electorado, y cuán opositor lo haga Macri. Los dos están cazando en el mismo territorio. Macri puede confundir un poco ya que últimamente, con declaraciones y acciones, juega a eso para tratar de captar precisamente ese electorado, pero no puede defraudar a su voto cautivo. Scioli tiene que cuidar las formas, para evitar ser atacado por los kirchneristas de paladar negro que finalmente lograron aceptarlo. Massa sigue apostando a ocupar el carril del medio.

Por ahora sólo confiamos en que el sufragio del domingo se desenvuelva con total normalidad. Todavía quedan demasiadas fechas para saber quién será el próximo Presidente. Pero las PASO nos dan una herramienta más para consolidar la democracia y para que la sociedad elija a sus nuevos representantes. Esperemos todos estar a la altura de las circunstancias.

Sobre el autor

Gonzalo Plecity is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He hold a BA in International Relations at the University of the Salvador. Previously, he worked as Operations and Supplies Officer in Pleamar Srl.