Tuesday 26 March 2019

Public Affairs Agenda – 12 de diciembre de 2014

AMADO BOUDOU, A JUICIO ORAL

Boudou-a-juicio-oral-tgpost.com_.ar_

Por primera vez en la historia argentina, un vicepresidente de la Nación irá a juicio oral y público. El dato no es menor. Ayer jueves se confirmó la imputación a Boudou por parte del juez federal Bonadío, quien decidió elevar la causa por la compra de un auto con papeles truchos, luego de que la Cámara Federal rechazara el pedido de nulidad elevado el martes pasado por la defensa del funcionario.

Además, el Vicepresidente es investigado en otras causas y también procesado por la causa Ciccone, por cohecho y negociaciones incompatibles con la responsabilidad pública al estar involucrado en la compra de la calcográfica a través de un testaferro amigo. Según el procesamiento ordenado por el juez Claudio Bonadío, Boudou está comprometido por transferir a su nombre un vehículo “con documentación falsa y falsificada”. Sin embargo, el funcionario junto a sus abogados insiste en que él no estuvo involucrado en los trámites, y responsabiliza a los gestores que también están procesados en la causa, Andrés Alberto Soto y Rodolfo Basimiani. Desde la oposición, los senadores creen que es “una vergüenza” que un Vicepresidente procesado siga presidiendo la Cámara Alta, y reclaman su licencia.

Esto se da en un contexto de clara disputa política entre el Gobierno nacional y Bonadío, el juez más cuestionado desde Casa Rosada, ya que es el encargado de las causas que más comprometen a la administración nacional. Hace un par de semanas, el mismo Bonadío pidió allanar la empresa Hotesur, que corre bajo la administración de Cristina Kirchner, por irregularidades ante la Inspección General de Justicia por las contrataciones ficticias que hicieron compañías del empresario Lázaro Báez. Luego de esto, el senador kirchnerista Marcelo Fuentes elevó una denuncia penal contra el juez por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

Sumado a esto, con mayoría kirchnerista, el Consejo de la Magistratura con el apoyo de su presidente Gabriela Vázquez, decidió recortar el sueldo de Bonadío un 30% como castigo por su mal desempeño en otras causas judiciales. Además de esto, el oficialismo está intentando avanzar en un juicio político contra el juez por “mal desempeño”. Cabe recordar que es el mismo juez que en octubre de 2013 procesó al entonces Secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, por “abuso de autoridad” contra las consultoras privadas que medían la inflación. También, ordenó la captura de Ricardo Jaime por corrupción cuando estaba al frente de la Secretaría de Transporte.

COMENZÓ EL OCTAVO Y ÚLTIMO AÑO DE CRISTINA COMO PRESIDENTE

Desde el 10 de diciembre, la Primera Mandataria comenzó a transitar sus últimos doce meses al frente del Ejecutivo. Luego de siete años, y once de kirchnerismo, Cristina sigue liderando su espacio político y marcando la agenda política del país. Pese a nunca haberse preocupado por aclarar las acusaciones recibidas por enriquecimiento ilícito, y la asociación con empresarios con dudosos negociados; según consultoras afines al Gobierno, Cristina aún conserva un 50% de imagen positiva. Esto no es menor si tenemos en cuenta que deberá afrontar un último año de gestión cargado con la campaña presidencial de su espacio político de cara a las Primarias de agosto.

La realidad indica que dentro de doce meses habrá cambios importantes, al menos en los nombres, en quienes ingresen a la Casa Rosada. La Presidente conserva la iniciativa política, demostrada este año con el avance de sus proyectos de ley en el Congreso, por ejemplo. Pero hay temas sensibles para la ciudadanía en los cuales el Gobierno pareciera buscar ganar tiempo y “patear la pelota” para la próxima administración. Inflación, pérdida de reservas, falta de inversiones extranjeras, atraso cambiario, son sólo algunos de los puntos flacos y a considerar por el Gobierno, para intentar salir de la gestión con la mejor imagen posible.

En este último punto, la estrategia del Gobierno parece clara: transitar el último año con el dólar lo más estable posible, pese al atraso cambiario, para al menos intentar un aumento en el poder adquisitivo de cara al dólar y poder reactivar el consumo. Este último, ítem que durante este 2014 se vio sensiblemente afectado y diezmado como consecuencia a que la inflación sea mayor al aumento de los sueldos. Así las cosas, la reactivación del consumo durante los meses de campaña electoral es algo clave para este Gobierno, que siempre centró sus planes económicos sobre la base de altos niveles de consumo en la sociedad.

Pero el panorama económico no parece ser el mejor para el 2015. El estudio Bein estima que la economía tendrá un piso de crecimiento de 0,5%, con una baja en la actividad económica de los principales productores agrícolas y en las economías regionales. De no llegar a un acuerdo con los holdouts, la recesión se podría agravar. Es por esto que el ministro de Economía, Axel Kicillof, busca conseguir financiamiento externo en dólares a través de inversiones en sectores estratégicos como el energético o minero, o mediante el circuito financiero.

Una incertidumbre que se suma es cómo el Estado piensa financiar el déficit fiscal actual, en un contexto en el cual los gastos por importación de energía y por los subsidios no tienen vuelta atrás, porque ponerles un freno significaría repercutiría en los costos finales para los consumidores. Algo que sería impopular e iría en contra de la intención de ganar apoyo en la sociedad de caras a los comicios presidenciales.

INSAURRALDE RENUNCIÓ A SU BANCA EN DIPUTADOS

Quien el año pasado había liderado la boleta de candidatos a diputados por el Frente Para la Victoria en la provincia de Buenos Aires, un año después de asumir su mandato como legislador nacional decidió dar un paso al costado para regresar a sus funciones de intendente en Lomas de Zamora. Así lo confirmó el último miércoles Martín Insaurralde, al presentarle su renuncia “por cuestiones de índole personal” al presidente de la Cámara Baja, Julián Domínguez.

La decisión del mediático político generó distintas reacciones dentro del oficialismo y también desde la oposición. El más duro contra Insaurralde fue el diputado Carlos Kunkel, fuertemente identificado con el cristinismo. El diputado manifestó su “alegría” porque “el peronismo va a recuperar una banca” en el Congreso con la renuncia del ahora de nuevo intendente de Lomas. Según Kunkel, “teníamos un diputado menos. No concurrió a ninguna reunión del bloque del Frente para la Victoria, no fue a ninguna reunión de comisión en un año”, y agregó que “tuvo tiempo para cobrar la dieta y nombrar los asesores, pero para trabajar de diputado no”.

Otro referente del oficialismo, como Aníbal Fernández, dijo que el ex diputado “se cagó en la gente” al renunciar a su labor legislativa. Desde Presidencia, el Secretario Oscar Parrilli negó que haya sido un error de la Presidente haber bendecido en su momento a Insaurralde para liderar la campaña electoral de 2013 en la Provincia. Capitanich, en su habitual conferencia de prensa, dijo que “cada uno es responsable de sus propias decisiones”.

Desde el Frente Renovador, el más crítico fue su par de San Isidro, Gustavo Posse, quien advirtió que no convivirá dentro del Frente ante un eventual pase de Insaurralde a las filas del massismo. Otro referente del peronismo opositor, Felipe Solá, opinó que Insaurralde “intentó crecer sólo por lo mediático” y que “no hizo nada en la Cámara de Diputados”. Giustozzi, un intendente más del Frente con aspiraciones gubernamentales en Buenos Aires, disparó al asegurar que “yo también renuncié a una banca de diputado nacional, pero no por especulación política”; por más confuso o contradictorio que parezca.

En su localidad, Lomas de Zamora, se generó también incertidumbre sobre qué color político adoptará de ahora en más la gestión local. Los concejales del Frente Para la Victoria ratificaron que el Partido Justicialista del distrito respalda el liderazgo de la presidente Cristina Fernández de Kirchner. Esto puede leerse como un claro gesto de advertencia al devenido en intendente Insaurralde, frente a sus intenciones de candidatearse a la Provincia sin que todavía haya dado indicios si lo hará con el Frente Para la Victoria o si se pasará al massismo.

Sobre el autor

Gonzalo Plecity is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He hold a BA in International Relations at the University of the Salvador. Previously, he worked as Operations and Supplies Officer in Pleamar Srl.