Saturday 21 January 2017

Public Affairs Agenda – 8 de agosto de 2014

INSAURRALDE SIGUE CERCANO A SCIOLI MIENTRAS COQUETEA CON EL MASSISMO

Daniel-Scioli-Martin-Insaurralde-Sergio_

Durante los últimos días, el nombre Martín Insaurralde volvió a ser mencionado en varios medios periodísticos. No ya entre la farándula por su futuro casamiento con la modelo Jésica Cirio, sino más bien en artículos políticos. Quien fuera el intendente elegido por Cristina para liderar las elecciones legislativas del año pasado en Buenos Aires, para luego ser olvidado y criticado por el cristinismo más puro; mientras se sigue mostrando cercano a Scioli, no descarta las posibilidades de sumarse al proyecto opositor de Sergio Massa.

El martes el legislador bonaerense del Frente Para la Victoria se reunión con Daniel Scioli. El precandidato a presidente aspira a que sea Insaurralde su ladero político en la Provincia al bendecirlo con la candidatura para suceder su gestión. Ambos saben que desde Casa Rosada no confían plenamente en ellos como continuadores del “Proyecto Nacional y Popular comenzado en 2003”. Luego de la derrota del año pasado frente a Massa, en una campaña que Scioli “se puso al hombro” y recorrió la provincia junto con Insaurralde, ambos notan que esta gestión tiene fecha de vencimiento en diciembre de 2015 y sus intenciones son trascender “el Proyecto”. Insaurralde quiere ser Gobernador, pero aún no ha definido el color de su camiseta con la cual va a competir. Sabe que las encuestas por el momento lo dan como favorito a ganar la Provincia, y está utilizando su buena imagen para ganar tiempo y ver qué proyecto nacional lo seduce más, si el del actual Gobernador o el del ex intendente de Tigre.

Como intendente, con Massa siempre mantuvo una buena relación, pese a que el año pasado fueron los dos principales jugadores de las elecciones, en bandos opuestos. Las fotos que se sacaron juntos en diciembre pasado en Tigre fue motivo de críticas del oficialismo, representados en Carlos Kunkel y Luis D’Elía. Esta semana, este último volvió a despreciar a Insaurralde por haber ido a Showmatch y protagonizar una escena junto a Tinelli, Sergio Massa y su futura mujer, quien participa del programa. Otro que criticó a Insaurralde es Diego Bossio, con pretensiones de competir en la Provincia: “a la política no la podemos convertir en un show, es importante que seamos serios”, advirtió el titular de Anses.

Cuando fue preguntado por los rumores que se corren sobre la posibilidad de formar filas junto al Frente Renovador, el diputado nacional dijo que “las definiciones políticas, la cuestión electoral formarán más parte del 2015”. Entre las arcas del tigrense Massa, quien está furioso por la posibilidad de incluir a Insaurralde es el ex mandamás de Almirante Brown, Darío Giustozzi, hoy diputado nacional pero con confesas intenciones de ser el elegido por Massa para competir en la Provincia. El líder del Frente Renovador en Diputados sabe que el kirchnerista tiene mayor proyección que él de cara a 2015, pero cuestiona que se evalúe la posibilidad de incluir a quien hasta el año pasado competía directamente contra su fuerza política.

NUEVOS ACTORES SE SUMAN A LAS NEGOCIACIONES CON HOLDOUTS

Luego de que no se haya alcanzado un acuerdo de pago para la fecha límite asignada por la Justicia estadounidense, desde el 30 de julio el país está técnicamente en default. Pese a las consideraciones que deben tenerse en cuenta por la particular situación, en la cual Argentina emitió pago a otros bonistas pero ese dinero nunca les llegó por la inhibición de pago impuesta por el juez Thomas Griesa, la solución con los holdouts necesita ser resuelta lo antes posible.

Desde la agencia Reuters se difundió esta semana la posibilidad de un acuerdo entre los acreedores y bancos extranjeros. Éstos últimos ofrecieron comprar gran parte de la deuda que los holdouts reclaman al Estado argentino, una oferta que la semana pasada los bancos argentinos nucleados en ADEBA también le habían hecho llegar a los acreedores. En este sentido, el ministro de Economía dejó en claro que cualquier banco privado internacional que quiera participar de la compra de los títulos de deuda a los holdouts, debe tener en cuenta que el Estado argentino no pondrá “un solo dólar” para apoyar el acuerdo.

Así, el funcionario argentino deslindó al Estado nacional de las negociaciones que se están llevando entre privados y, según fuentes cercanas, podrían ser confirmadas y anunciadas la semana próxima. La intención de “sacar del juego” a entidades o capitales estatales tiene que ver con la cláusula RUFO (Rise Upon Futures Offers). Esta disposición está vigente hasta enero próximo, e impide al Estado nacional mejorar la oferta y condiciones de pago a éstos acreedores no reestructurados en comparación a quienes sí aceptaron la cancelación de la deuda en los canjes de 2005 y 2010.

El posible acuerdo entre bancos extranjeros y holdouts consiste en la compra de 80 centavos por cada dólar en sus tenencias de los bonos de deuda que suman U$D 1660 millones. Entonces, la compra sumaría U$D 1320 millones y cierto porcentaje sería retenido por los Buitre. Los bancos privados no quieren comprar la totalidad de la deuda porque les resulta útil que los Buitre se mantengan activos en la disputa legal contra el Estado argentino, como actores de presión y acuerdo. Si se contempla el pago de intereses vencidos, el total de deuda de Argentina hacia los acreedores -quienes sean en ese momento los tenedores de los bonos; los holdouts o los bancos- ascendería a U$D 1700 millones.

Desde la argentina, el empresariado privado también parece ser que durante estos últimos días comenzó gestiones para presentar la oferta de compra de deuda a los Fondos Buitre. La actual incertidumbre que reina en el sector privado vinculada al default y sus consecuencias (léase: devaluación, altas tasas de interés, poco acceso al crédito para inversión), es la principal preocupación que los dueños argentinos ven para sus empresas. Es por esto que un grupo de empresarios, con Eduardo Eurnekian (Corporación América) como referente, ven con buenos ojos comprar la deuda a los Buitre. La realidad indica que esto parece difícil que avance por las implicancias políticas que pueden comprometer al Estado argentino en las mediaciones y futuras conversaciones con los privados nacionales.

LA OPOSICIÓN RECHAZÓ LA VUELTA DE BOUDOU AL SENADO

El miércoles pasado la oposición dio un claro mensaje de repudio a la situación legal del Vicepresidente de la Nación al retirarse del Senado cuando Boudou presidió la sesión.

Para el pasado miércoles estaba agendada la visita del Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, a dar los reportes periódicos de administración del poder Ejecutivo en el Congreso, y en esta oportunidad era el turno del Senado. Las posibilidades de que el Vicepresidente, en su carácter de Presidente del recinto, presidiera la sesión eran lejanas, según días previos algunos legisladores oficialistas confesaron off the record. En su agenda le habían asignado un viaje a Colombia en representación de Presidencia, por la asunción de Santos, que lo tendría fuera del país. El mismo presidente de bloque del Frente Para la Victoria en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, era reticente a la idea de que el Boudou, procesado por la causa Ciccone, lidere la sesión. La decisión de la Presidente fue otra: el Vicepresidente debía estar presente en el Congreso, como mensaje de respeto a las obligaciones y tareas Constitucionales.

Cuando el mismo Pichetto llevó la noticia a los otros líderes de bloque minutos antes de bajar a la Cámara, los opositores se sorprendieron y decidieron tomar medidas al respecto, en señal de claro repudio. Cuando Amado Boudou dio comienzo a la sesión, los referentes de partidos opositores, como Gerardo Morales, Rubén Giustiniani e incluso Gabriela Michetti, pidieron la palabra para plantearle directamente al Presidente del Senado que su función allí debía ser suspendida; y que su autoridad institucional es “altamente cuestionable”, como sentenció la líder de senadores PRO. En cuanto el senador kirchnerista Pablo González comenzó con sus argumentos en defensa del Vicepresidente de la Nación, sus colegas opositores al Gobierno decidieron de manera unánime retirarse del recinto.

Esta fue la primera vez que Amado Boudou se presenta en el Senado luego de que fuera procesado por el juez Ariel Lijo en la causa Ciccone. El líder radical Gerardo Morales aprovechó su presencia para confirmar la presentación de un particular proyecto de resolución que pide suspender “en su calidad y prerrogativa de presidente del Senado” a Boudou. Luego de que la oposición se retiró, el oficialismo logró mantener el quórum para que la exposición del Jede de Gabinete continuara. Así, al no haber legisladores opositores, el Gobierno logró que no hubiera repreguntas que pudieran comprometer el informe de gestión ejecutiva de Jorge Capitanich.

 

 

 

Sobre el autor

Nicolás Gandini is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He holds a BA in Political Science from the Universidad de Buenos Aires. He led a one-year-practice in journalism in Fundación Perfil, so his profile is near Political Communication. Previously, he made field work and surveys for sociological studies and investigations in the Universidad de Buenos Aires.