Monday 23 January 2017

El show off político

Frase de la Semana

“No quería morirme sin abrazarlo” (en relación a la recuperación de su nieto desaparecido)

Estela de Carlotto (Pres. Abuelas de Plaza de Mayo) – 05/08/2014

Muchas veces hemos dicho que luego de la realización de la Copa del Mundo Brasil 2014, las campañas de los principales candidatos iban a empezar a tomar forma. Si bien todavía no logran tener una estructura definida, si pueden ver algunos trazos que marcan por dónde piensan ir algunas de ellas.

La puesta en escena más importante de esta semana se dio detrás del Diputado Nacional y pre candidato a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Martín Insaurralde. El ex Intendente de Lomas de Zamora aprovecha minuto a minuto su presencia en los medios y por sobre todas las cosas en uno de los programas televisivos más vistos del país. Su relación personal con una persona del medio ayuda, a sus ojos, a posicionarlo aún más frente a los electores.

De todas maneras todavía no le queda muy en claro a ese mismo electorado para quien “va a jugar” en 2015. Alfil del Gobernador Daniel Scioli, quien supo sostenerlo cuando la lista que encabezó perdió en octubre del año pasado, tampoco oculta su amistad con otro ex Intendente como es Sergio Massa. Pero esto no tendría que llamarnos la atención. Si queremos pensar un país distinto, donde las reglas de juego cambien, no nos tiene que parecer mal que una persona tenga buena relación con todos, que pueda sacarse una foto con quien quiera y que asuma sus relaciones como algo natural. Eso tendría que ser lo normal. Ojalá con el tiempo nos acostumbremos a ello.

Más allá del gusto que puede tener cada uno, Insaurralde ha decidido someterse a una estrategia electoral donde la presencia en los medios es preponderante. No por nada es el candidato que mejor mide en la Provincia, sin saber todavía a qué partido representará. Precisamente tal vez eso mismo, sea parte de su estrategia. Acercarse a Massa no hace otra cosa que restarle puntos a este, porque queramos o no, Insaurralde viene de las filas del kirchnerismo. Por otro lado Massa, sabe que no tiene un candidato firme para acompañarlo en la campaña que tenga representatividad en Buenos Aires. Las dos o tres alternativas que tiene son jugadores muy débiles todavía o inclusive que les pasó su cuarto de hora políticamente hablando aunque siempre hayan ganado.

Por su parte, el sciolimo es un tren que no para. Se nota un decisión certera del Gobernador en avanzar hacia la presidencia y para ello necesitaría de un candidato provincial que le traccione votos. Dependerá de cómo sea su relación con el kirchnerismo en los próximos meses, para saber si necesita más o menos de un buen perfil para la provincia más grande del país. A ello debe sumarle los resultados de las negociaciones con los “Fondos Buitres” y el pedido de licencia o no del Vicepresidente de la Nación; cualquiera sea el resultado de estas dos historias, se verá afectado para bien o para mal.

Bajo un escenario similar se encuentra Macri, quien fue el primero en decidir su pre candidatura presidencial. Está haciendo caminar a María Eugenia Vidal en la provincia, pero no es un candidato que realmente le pueda traccionar votos a nivel Nacional. Pero tampoco le resta, por lo que el Jefe de Gobierno dependerá mucho de su armado nacional. Atrás de este el frente Unen tiene muchos candidatos, pero ninguno quiere bajarse. Eso lo hace perder tiempo con respecto a otros espacios donde los nombres están un poco más definidos. Pero tal vez dicho frente será nuevamente quien mejor encaré las PASO, o por lo menos quien más utilidad y sentido le dará a las elecciones internas de agosto.

Lo que molesta algunos de la arena política, es que jugadas como las de Insaurralde deberían tener un límite. La TV hace que uno llegue más rápido a la gente. Un punto de raiting son 100.000 personas; y qué político no le gustaría hacer un acto donde congregue a por lo menos medio punto de raiting. Pero la frivolización de la política es lo que no gusta. La idea de humanizar la carrera política que muchos pregonan es acertada. Hay que acercar a la ciudadanía al conductor; no se lo puede ver como alguien alejado de la realidad. Pero lo que se vio esta semana no queda muy en claro si apunta a ello o lo denota.

En la misma línea varios potenciales candidatos a la gobernación, tanto de la oposición como del oficialismo bonaerense, salieron a criticarlo al lomense. Hasta Francisco de Narváez lo hico durante su lanzamiento de campaña para la Gobernación. Justamente él que en 2009 gano una elección importantísima en las legislativas de ese año, y en gran parte fue empujado por el acting de un actor que lo imitaba en el mismo programa donde esta semana estuvo Insaurralde. Pero no hay que quedarse con eso; esa es la excusa para subirse a la discusión y tener nuevamente presencia en los medios. Seguramente quien quera ubicarlo como adversario político salga a decir algo sobre esto en estos días.

Desde aquí siempre pretendemos transmitir la idea de que no hay que quedarse con lo que uno ve solamente; sino saber leer entre líneas. En política todo tiene una justificación, nada está librado al azar. Cualquier declaración o gesto está avalado por alguien. Las estrategias electorales tienen un cerebro y debemos estar atentos a los próximos pasos que den cada uno. Se vienen años de cambio, y tenemos que estar como sociedad a la altura de las circunstancias.

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.