Tuesday 28 March 2017

El relato del relato

Frase de la Semana

“No vamos a firmar nada que nos comprometa en el futuro”

Axel Kicillof (Ministro de Economía de la Nación) – 30/07/2014

Indudablemente los últimos días no fueron fáciles para la República Argentina. Por varias razones, estuvimos en las planas de todos los diarios del mundo. Y eso en un punto nos gusta; o por lo menos es parte de la idiosincrasia del “ser argentino”. El orgullo nos supera, sea para bien o para mal.

Las negociaciones con los “Fondos Buitres” pasaron por todos los estadios posibles. De estar al borde de un supuesto acuerdo, pasamos a entrar en un default que todavía no lo es definitivo aparentemente. Además se sumaron otros actores como la banca privada nacional primero, y luego entidades financieras internacionales. Se creó un supuesto grupo de empresas que ayudarían a los bancos a comprarle parte de la deuda a los bonistas, para que en enero, con las salida de la cláusula RUFO, sería un tema entre privados (siempre y cuando el juez a cargo re ponga el stay). Así, el estado argentino podría emitir los Bonar 2024 y con eso saldaría la deuda, o por lo menos la patearía para más adelante.

En el medio aparecieron grandes bancas internacionales que en algunos casos tienen presiones de sus clientes por negocios que ellos mismos hicieron. Como es el caso de JP Morgan, que al haber comprado los bonos con que Argentina le pagó por la expropiación a Repsol y dárselos a sus clientes, se ven en una encrucijada. Habían tomado un riesgo que les estaba saliendo mal y por ende buscan a toda costa una solución. Lo cierto es que los bonos cayeron al piso, las bolsas perdieron y las acciones de empresas argentinas se derrumbaron tras el no acuerdo y eso no una ilusión, es algo real. El mercado se mueve por especulaciones, y con este escenarios sobran.

Pero lo que marcó el quiebre más importante tal vez, fueron las conferencias de prensa de las autoridades nacionales. Dejaron muy en claro que Argentina no está en default, porque es cierto que el país pagó y lo que está en una especie de “limbo” es el dinero que se giró, el cual no puede ser transferido por los bancos internacionales a los bonistas que entraron en los canjes de 2005 y 2010 porque estarían yendo en contra de una orden judicial.

Para profundizar su relato, las conferencias de prensa sirvieron para disparar para todos lados. Criticar a todos los actores involucrados y continuar con la estrategia de victimizarnos. Además y como parte de la misma estrategia, se renovaron los convenios de deuda (trimestrales) que tienen con las provincias y ampliaron el presupuesto nacional destinado mayor volumen de subsidios.

Esto no es otra cosa que continuar con la política de emisión con la idea de aumentar el consumo o que por lo menos que no recaiga con la recesión que tiene el país, que puede ser mayor si se confirma el ingreso al default. A diferencia del 2001, en donde el mismo fue llevado adelante a partir de la falta de dinero que tenían los bancos, ahora sí hay liquidez. A tal punto que fueron los propios bancos los que se metieron en las negociaciones. La discusión con el Juez Thomas Griesa pasa a ser personal a esta altura.

Es más, podríamos pensar que algunos quieren trascender en la historia y quedar como el país (o los funcionarios) que se animan a enfrentar al capitalismo mundial. Pero los buitres, son buitres por algo. Nunca quieren aceptar las condiciones en una primera mano; si saben que pueden sacar más dinero, no hay ninguna duda que lo harán. No les importa mucho cuán problemático puede ser para un país como el nuestro y muchos menos piensan en sus ciudadanos; y tampoco pesó que el país haya girado el pago como estaba acordado con el Club de París y con Repsol mostrando voluntad de pago.

El Gobierno está intentando negar el escenario de default. Quieren tranquilizar a la población; pero al haber tantos rumores nada queda claro. Obviamente que el mundo continúa su rumbo, y el país debe hacer lo propio. Pero todavía no somos tan importantes para cambiar el destino del mismo. El apoyo de los organismos internacionales en contra de “esta lucha desmedida e irracional” como dicen algunos es un mero apoyo. Hasta ahora no influyó para que el magistrado americano cambie su discurso.

Lo que molestan a algunos son las formas. Pero además se notan muchas incongruencias entre los actores políticos nacionales. Se contradicen entre sí y quedan relegados a lo que quiera mostrar o hacer el Ministro de Economía, que sin duda es la principal voz asesora para con la Presidente de la Nación. En medio de las negociaciones se decide criticar a la otra parte. Obviamente esta decisión debe tener su justificación, aunque para muchos sea algo irracional. Porque parecería que lo único que hace es dividir más las aguas. Tal vez se esté buscando eso.

Es paradójico que un Gobierno que ingresó al poder con un default este de nuevo bajo un escenario al menos similar. No por las condiciones del país, porque son todas las contrarias, sino por la sensación que produce una situación así. Por lo menos y hasta que haya cierta claridad en lo que podría pasar, las especulaciones están a la orden del día. Indudablemente el famoso relato K tiene un sub relato, pero que es mantenido sólo por una parte minúscula; porque no todos comparten la estrategia que está llevando adelante la actual administración.

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.