Wednesday 24 May 2017

Public Affairs Agenda – 19 de junio de 2014

FONDOS BUITRES: REVÉS JUDICIAL COMPROMETE A LA ARGENTINA

cfk_fondosbuitres

El lunes, la Corte Suprema de los Estados Unidos se expidió negativamente sobre el pedido de apelación del Estado argentino en la demanda iniciada por los llamados “Fondos Buitres”. Argentina, a través de su ministro de Economía Axel Kicillof, comunicó su postura y pasos a seguir frente a esta situación.

La  posición nacional se mantiene en la intención de pagar la deuda, pero no generar un default técnico. Para ello, la alternativa propuesta será impulsar la reapertura del canje de los títulos de deuda emitidos bajo legislación norteamericana (Canje I en 2005 y Canje II en 2010), por otros nuevos bajo leyes argentinas. Así, los bonistas podrían cobrar sus acreencias en Buenos Aires y no en Nueva York, y los fondos no serían embargados por los “buitres”. De esta manera, el país conservaría su intención de pago. Pero el riesgo de esta decisión es que varios de los bonistas rechacen las condiciones de la restructuración y también comiencen acciones legales contra el Estado argentino.

Cabe aclarar que el cambio de domicilio del pago de la deuda es una decisión contraria a lo que el magistrado estadounidense adelantó el año pasado: “no es posible un cambio de ciudad para el pago de deuda, que implique un cambio en la legislación imperante”. Además, desde Estados Unidos adelantaron que no quieren que “la Argentina se vuelva a burlar de la decisión tomada”.

Hay que tener en consideración que estos fondos, que representan sólo el 7% del total de acreedores del país, invirtieron poco más de u$s 50 millones y hoy en día, si se acatara el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos, Argentina debería pagarles u$d 1.550 millones en primera instancia. Además, el resto de los bonistas podrían reclamar sus pagos por un total de u$d 15 mil millones. Estas cifras, obligarían a la Argentina a entrar en cesación de pagos y por ende en default (ya no técnico). Es por esto que el Estado argentino busca volver a negociar, no sólo con la Corte estadounidense sino también con los acreedores.

Lo que se espera es que el Estado Nacional intente ganar tiempo para evitar, en primer lugar, que sea embargado el pago del próximo 30 de junio para aquellos que sí entraron en el canje de deuda de 2005 y 2010. También buscará generar un efecto de confianza global que le dé sustento a su pedido para dejar claro su intención de pago, pero no a cualquier costo. A nivel interno, el Gobierno necesita el respaldo del Congreso de la Nación y es por ello que ayer miércoles Kicillof, junto con Carlos Zannini y Jorge Capitanich, expusieron frente a más de 60 legisladores la posición y pasos a seguir del país frente a este panorama. Pese a algunas críticas opositoras sobre la gestión de los últimos dos años del Gobierno frente a la deuda con los fondos buitre, la decisión de re negociar y no pagar bajo estos términos impuestos fue respaldada por la mayoría de los políticos. Aunque hasta el momento, desde el Gobierno aseguran que “no hay una misión preparada” para ir a negociar a Estados Unidos con los “fondos buitres”.

RETROCESO EN LA ACTIVIDAD ECONÓMICA

Según el Centro de Estudios Económicos de la consultora Orlando Ferreres, el PBI nacional durante mayo se contrajo un 2,5% en comparación al mismo mes de 2013. Lo que principalmente afectó a la economía interna fue el deterioro en el sector industrial, con una merma en la producción como consecuencia de la baja en la demanda en el mercado, producto también del alza en los precios de los bienes finales. Entre abril y mayo de este año, la diferencia en los resultados es negativa, de un 0,2%.

De acuerdo a estos estudios, el PBI acumula una reducción interanual del 0,9% en estos primeros cinco meses; y se pronostica que este 2014 se irá con una contracción económica del 1,5% en comparación al año anterior. Pese al empuje del sector industrial durante estos meses de cosecha, el buen volumen de ventas generado no fue suficiente para contrarrestar la caída del sector industrial, que afectó directamente al comercio (descenso interanual del 5,8%)  y al transporte (también 4,8% negativo).

 NÚMEROS Y DATOS DE CARA AL 2015 PRESIDENCIAL

De acuerdo a la última medición desarrollada por Poliarquía, los encuestados logran disociar la gestión económica del Gobierno de la política. Mientras el 70% considera como malo el desempeño económico, la evaluación de las decisiones políticas encabezadas desde la Casa Rosada parecen ser mucho más pareja: 57% la califican como mala, y 47% como buena. En cuanto a la imagen de la Presidente, 51% tienen una consideración negativa sobre Cristina Fernández de Kirchner, y 37% una positiva.

Respecto al Vicepresidente, un 67% sabe que Amabo Boudou está en problemas judiciales. Problemas que, para un 62% perjudica al Gobierno, pero sólo un 24% cree que es culpable de las imputaciones judiciales. Respecto al pago de deuda externa, el 64% de los consultados está de acuerdo en el pago al Club de París, bajo las condiciones alcanzadas.

Sobre las elecciones presidenciales del año que viene ya hemos escrito la semana pasada, y hay algunos datos de esta encuesta que vale la pena mencionar para entender cómo los principales jugadores van perfilando sus estrategias de campaña. Hasta el momento, la elección hace foco en tres nombres: Massa, Scioli y Macri, en ese orden de intención de voto. La diferencia en la intención de voto entre Massa y Scioli parece haberse reducido a tres puntos, como máximo, lo que demuestra un hipotético empate técnico, de realizarse las elecciones este fin de semana, lo que llevaría a un ballotage.

Un porcentaje que parece clave a la hora de entender las próximas elecciones, es que el 54% del universo estudiado por Poliarquía está a favor de la continuidad pero con cambios. Esas modificaciones las creen necesarias sobre todo en el rumbo económico del país. Sólo un 16% quiere que siga todo igual y 26% que cambie por completo el rumbo, tanto económico, como político y social. Sobre esta interpretación de “continuidad con correcciones” es que hasta el momento se mostró Daniel Scioli, más que frente a la sociedad, al interior del arco político. Este posicionamiento le está permitiendo ganar aliados clave para las elecciones, y no sólo al interior del peronismo, mientras sigue siendo un dilema como se resolverá su relación con los kirchneristas más cercanos a Cristina.

Por su parte, Sergio Massa conserva en la opinión pública la imagen de líder opositor, que logró ponerle un freno a las aspiraciones de re-reelección de Fernández de Kirchner luego de su victoria electoral en octubre pasado. Su perfil aún no sedujo o no logró la confianza, por el momento, del sector empresarial privado -a diferencia del gobernador bonaerense- pero sí su imagen positiva y su alta intención de voto incluye a todos los niveles socioeconómicos. Su principal desafío es mantener ese perfil y evitar que se estanque su imagen, por lo que busca protagonismo desde el Congreso con declaraciones que generen rebote mediático.

Sobre el autor

Nicolás Gandini is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He holds a BA in Political Science from the Universidad de Buenos Aires. He led a one-year-practice in journalism in Fundación Perfil, so his profile is near Political Communication. Previously, he made field work and surveys for sociological studies and investigations in the Universidad de Buenos Aires.