Tuesday 24 January 2017

Public Affairs Agenda – 16 de mayo de 2014

Nuevos datos de inflación para abril y aumento en asignaciones sociales

Axel-Kicillof-INDEC

Este miércoles, el ministro de Economía Axel Kicillof dio a conocer los resultados del relevamiento oficial de precios correspondiente al mes de abril, y de acuerdo a los cálculos del INDEC, la inflación resultó ser de 1,8%, en promedio. Desde el Gobierno, y dicho por el mismo Kicillof, destacaron una “desaceleración muy notable en la marcha de los precios”, una tendencia que, según los propios funcionarios, desde marzo se viene notando en el mercado.

El sector que sin duda sigue marcando un aumento considerable en sus números, e influye en el resto de la economía, es el de la construcción y también el de vivienda, afectado por la quita de subsidios en los servicios de agua, gas y luz, en varias zonas urbanas. Además, las naftas aumentaron casi un 20% durante abril, lo que afecta directamente las tarifas de transporte comercial. En el rubro indumentaria, sus valores aumentaron 2,5%, y los alimentos y bebidas, 1,1%. Es importante destacar que, mientras desde el palacio de Hacienda destacan que el de abril fue el menor aumento en lo que va de 2014, luego de la devaluación de enero que afectó directamente sobre la inflación; la realidad indica que la llamada “desaceleración” puede ser explicada por una considerable merma en la demanda de mercado interno, junto con una baja en la actividad productiva.

En este sentido, estamos atravesando una coyuntura económica conocida como estanflación: estancamiento en la actividad económica y productiva, acompañado por una situación inflacionaria que, en el acumulado del año, suma 12% de acuerdo a índices oficiales, y cercano al 15% en promedio, según estudios de consultoras privadas.

Es así que también podría relacionarse el aumento del 40% en las Asignaciones Universales por Hijo y otros planes sociales estatales, anunciado por la Presidente Cristina Fernández de Kirchner, con el sostenido proceso inflacionario de la economía. Es que la inflación anual está estimada entre un 30 y 37%, por lo que el aumento en el monto de los planes sociales era algo necesario para actualizar a la economía real la ayuda otorgada por el Estado. A grandes rasgos, en junio la asignación pasa de 460$ a 644$ por hijo, para una asistencia que incluye a 3.414.759 menores y 1.887.000 familias, además de más de 80 mil mujeres embarazadas.

Reclamos sindicales con intereses políticos

Esta semana se sucedieron diferentes hechos y declaraciones de líderes gremiales que, cada uno desde su sector y con su poder de influencia, y a través de diferentes medidas de fuerza buscaron sacar réditos políticos de sus reclamos.

Los trabajadores del Ferrocarril Sarmiento, representados por Rubén “El Pollo” Sobrero, durante toda esta semana trabajaron a reglamento, sin personal ni tareas de asistencia, en reclamo de un pago de indemnización por el traspaso de la administración de los trenes desde la empresa TBA al Estado nacional, en 2012. Por esta medida de fuerza, el servicio que conecta la estación Once con Moreno estuvo seriamente demorado durante los últimos cinco días, y el ministro de Transporte, Florencio Randazzo, criticó públicamente la medida de fuerza detrás de un reclamo “injustificado” según él: los trabajadores del sector recibieron un adelanto de $2000 en medio de las negociaciones paritarias, y Randazzo dijo que el salario promedio de quienes reclaman es de $20 mil.

Otros trabajadores que fueron a paro esta semana fueron los metalúrgicos, nucleados dentro de la Unión Obrera Metalúrgica. Pese a que su líder Antiono Caló es muy cercano a la Casa Rosada -incluso estuvo en primera fila durante el discurso del miércoles de la Presidente-; delegados gremiales decidieron parar sus actividades por 24 horas en reclamo de mejoras salariales en las empresas más importantes del sector siderúrgico. El gremio de Caló había logrado acordar un aumento anual de los sueldos básicos del 26,5%, como un punto de equilibrio entre lo que reclamaban sus representados, y lo que desde Casa Rosada le permitieron acordar. El paro del martes sucedió porque, según empleados, las empresas no reconocieron ese acuerdo logrado en marzo pasado.

Párrafo aparte merece la movida que Hugo Moyano y Luis Barrionuevo lideraron el miércoles, con movilización y acto en la Plaza de Mayo. La realidad indica que su reclamo no fue gremial ni por una demanda particular. Convocaron “a todos los argentinos” con la intención clara de trascender su figura sindical y buscar posicionarse en la sociedad como referentes políticos opositores a la administración nacional. Buscaron que no hubiera identificaciones partidarias ni sindicales, sino que “todos los argentinos estuvieran unidos” y sus principales consignas fueron poco precisas o representativas: “No a la inflación” y “No a la inseguridad” decoraron el escenario montado de espaldas a Casa de Gobierno. Desde lo discursivo, ni Moyano ni Barrionuevo dejaron mucho por analizar. Lo relevante del acto fue el modo de convocatoria, buscando trascender lo puramente gremial, y el bajo poder de concentración que hubo. La plaza, lejos estuvo de estar llena.

Sobre el autor

Nicolás Gandini is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He holds a BA in Political Science from the Universidad de Buenos Aires. He led a one-year-practice in journalism in Fundación Perfil, so his profile is near Political Communication. Previously, he made field work and surveys for sociological studies and investigations in the Universidad de Buenos Aires.