Thursday 25 May 2017

La política y la economía van de la mano, parte II

Frase de la semana

“…tampoco banco que abramos la puerta a quienes ni siquiera han pedido entrar” (en referencia a la interna peronista)

Sergio Uribarri (Gobernador de la provincia de Entre Ríos) – 14/04/2014

Durante una de nuestras editoriales del mes de enero, tras la devaluación de más del 20% realizada por el Estado Nacional, hablábamos sobre la incidencia de la política en la resolución de temas económicos y como se interrelacionan entre sí. Pasaron casi tres meses, y vemos una mutua necesidad cada vez más fuerte.

Cuando comenzábamos el año, siendo ingenuos, podíamos pensar que el 2014 la economía tendría un peso específico y que la política pasaría a un segundo plano ya que tomaría un protagonismo en 2015 con el año electoral. Si bien la economía está en el centro de la escena, no podemos negar que la política se está metiendo de lleno en todas estas discusiones.

El paro realizado la semana pasada, fue político pero por razones económicas; la participación del Ministro Axel Kicillof en la “reunión de primavera” del FMI y del Banco Mundial fue por intereses económicos, pero con repercusiones políticas; la situación fiscal de las provincias tiene como elemento común a las paritarias, que tuvieron gran trascendencia política ya que despertaron las opiniones de todos los referentes nacionales.

En fin, podríamos ejemplificar con otros casos pero indudablemente la situación política de un año pre electoral está dominando la agenda junto a los temas económicos, protagonizados por las paritarias, la inflación y la devaluación. A esta discusión hay que agregarle cuanto repercute la nueva disputa entre la inflación INDEC y la inflación Congreso. 9.7% y 12,7% respectivamente fueron lo que informaron, y marca una tendencia trimestral que podría repetirse. Como hemos dicho en su momento, era muy prematuro saber si el Gobierno Nacional estaba admitiendo realmente la inflación y en función de ello cómo actuaría. Todavía debemos esperar, pero esta diferencia ya nos marcan algunas discrepancias en cómo son tomados los indicadores y seguramente se vuelva a instalar el tema en los medios sobre “quien tiene razón”.

Por su parte, el Banco Central de la República Argentina redujo hace unos días en un punto la tasa de interés que la cobra a la banca privada y pública. En principio no dice mucho, pero habrá que ver si esta medida se repite ya que de ser así, podríamos entender que busca reactivar la economía entendiendo que la situación económica está “normalizándose” y confía nuevamente en las leyes del mercado, con poca intervención estatal. Luego tendremos que analizar cómo repercutirá la posible quita de subsidios en energía, que se suma a la de agua y gas, pero que se sentirá mucho más en los bolsillos porque son otros valores, mucho más significativos por cierto.

Bajo este escenario, muchas provincias comenzaron a firmar acuerdos con el Ministerio de Planificación Federal a cargo del Arq. Julio de Vido, para congelar tarifas y retrotraerlas al primero de enero de 2014. Con un congelamiento de precios durante un año, el Estado Nacional busca que la posible quita de subsidios sobre el sector se sienta mucho menos. Cierto es que si el Palacio de Haciendo no hace esto, no servirían de nada las medidas tomadas por el BCRA. Además no debemos ocultar la fría relación existente entre las máximas autoridades de Economía y del mencionado banco. Es una relación circunstancial, pero no son parte de lo mismo. Sabido son las diferencias entre ambos sectores, y cualquier paso en falso podría resultar en una salida abrupta de funcionarios lo que traería aún más problemas a la economía doméstica.

Por su parte, como comentamos, Kicillof participó hace una semana de la reunión anual del FMI y del BM en Washington DC. Si bien es cierto que su participación no debería ser sorprendente y está dentro de lo que cualquier país miembro de estos organismos debe hacer, no podemos negar que la realidad país está “apurando” a las autoridades nacionales a buscar cierto soporte de organismos internacionales que suponía no iba a necesitar. Néstor Kirchner decidió pagar la deuda apenas asumió su mandato, y creyó poder “vivir” sin estos organismos; debemos reconocer que fue un gran dirigente y con un gran olfato político, pero tal vez sus conclusiones fueron prematuras, ya que en definitiva todas aquellos países de la región que también pagaron sus deudas, siguen recibiendo la auditoría del FMI sobre sus cuentas. Si por ejemplo Argentina quiere negociar con el Club de París, debemos permitir este tipo de revisión como una condición ineludible. Y hoy particularmente no necesitamos aislarlos del mundo, sino todo lo contrario.

En este sentido, es muy importante haber logrado un primer avance en las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea para firmar el tan esperado tratado de libre comercio. No contamos con ninguno, y lo necesitamos urgentemente; también para darle sustento político al Mercosur que parece no tener tanta actividad. Por ahora logramos acordar con Brasil ciertos temas con respecto a las posiciones arancelarias de algunos productos. Ahora restará unificar criterios con el resto del bloque, y sentarnos con nuestros pares europeos. Aquí también la política tiene un rol fundamental. Brasil necesita dar muestras de confianza, bajo una situación económica que empieza a preocupar a algunos en un año electoral. Si la selección de fútbol no sale campeón en su casa, Dilma no tendrá asegurado ciento por ciento su relección en octubre. Algo similar podría ocurrir en Argentina, que ya Brasil nos puede servir de reflejo para ver algunos cambios en la región, que como hemos dicho en otra oportunidad, tiene conducciones políticas similares en cuanto a su ideología hace más de 10 años en algunos casos.

Dejaremos para otro capítulo como se está armando el escenario político en el país, y cuanto repercute la economía en ello. Por el momento podemos notar una avance importante de Mauricio Macri, en detrimento de Sergio Massa y Daniel Scioli (?); mientras que entre estos dos últimos, las encuestas arrojan una reducción de la diferencia que llevaba el tigrense sobre el ex motonauta. Por su parte UNEN-UCR-Socialismo continúan aún su interna para definir sus candidatos, dándole mayor tiempo de armado a sus opositores. Pero en este armado, la economía y lo que “se prometa” sobre ella será determinante para conocer las posibilidades reales de uno y otro en 2015.

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.