Monday 23 January 2017

Falta 43 días para el Mundial

Frase de la Semana

“Quiero ser gobernadora de la provincia de Buenos Aires”

Elisa Carrió (Diputada Nacional por la Ciudad de Buenos Aires-Coalición Cívica) – 25/04/2014

Se acerca Brasil 2014, y con el “iniciarán” las campañas electorales. Una vez que finalice el mismo, allá por el 13 de julio en el mítico Maracaná de Río de Janeiro conoceremos quien será el Campeón de la Copa Mundial en su versión carioca.

Si Argentina sale campeón o no, no será un dato menor. El 14 de julio comenzarán concretamente las campañas presidenciables de los pre-candidatos que tendrán el primer desafío en las PASO en agosto de 2015. Todos los que se anotan en la contienda tienen como fecha de referencia, la finalización del evento futbolístico más importante del mundo. Si Argentina sale campeón, todos buscarán la foto con Leonel Messi. Entre el Sumo Pontífice Francisco y el mejor jugador de fútbol del mundo, se buscará mejorar las respectivas imágenes de cada uno.

Pero la campaña no se agota allí. Porque el fervor del mundial puede durar a lo sumo, treinta o cuarenta días más después de su finalización. Los pre-candidatos deberán comenzar a reflejar sus planes de gobierno y sus intenciones de estructura política, con la intención de captar adeptos en una primera instancia. Aquellos que deben recibir una bendición para sentirse oficialmente candidatos, deberán esperar hasta abril/mayo del año que viene. Pero mientras tanto tienen que marcar gestión y recorrer el país.

Lo llamativo de esta elección será que por primera vez en 12 años, no estará en las boletas como candidato Néstor ni Cristina Kirchner. Y eso no es un dato menor. Si bien, en el caso de la actual mandataria nacional, su influencia tendrá un impacto directo en “su candidato”, el resto no tiene nada que perder. No competirá contra una figura central de la política contemporánea, sino con otras figuras en ascenso que desde sus respectivos lugares vienen creciendo en los últimos años.

El kirchnerismo se preocupa precisamente por ello. Como seguir, o bajo que paragua continuará el Frente para la Victoria con el apellido Kirchner fuera de la escena central. Seríamos ingenuos si pensamos que el próximo Presidente recibirá órdenes directas de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner o de su “mesa chica”. Su peso específico como dirigente política se va a mantener, pero será menor. Así lo demuestra nuestra reciente historia política con sucesiones que parecían tener un apoyo para dar continuidad a gestiones, pero luego de meses las relaciones se rompieron. Entre los ejemplos podemos destacar a Carlos Menem y Eduardo Duhalde o este último con Néstor Kirchner.

Por otro lado, mientras las encuestas arrojan resultados dispares entre Daniel Scioli y Sergio Massa, Mauricio Macri parece haber capitalizado este escenario y creció en intención de voto. A su vez, los medios marcan cada vez más su armado nacional y se consolida su imagen en provincias como Mendoza, Córdoba, Santa Fé y obviamente la Ciudad de Buenos Aires. Su principal desafío sigue siendo la provincia de Buenos Aires donde tiene una mini interna entre su candidata natural como es su Vice Jefa de Gobierno, María Eugenia Vidal; y su primo, Jorge, actual Intendente de Vicente López que tampoco es claro sobre sus intenciones y menos aún si quiere jugar con su primo o se mantiene con el massismo. No menor será la interna en la Capital Federal, que aparenta tener a Gabriela Michetti (actual Senadora Nacional) como primera candidata, pero tiene a varios anotados. Entre ellos a su par Diego Santilli, al Jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta y al Vicepresidente 1º de la Legislatura porteña, Cristián Ritondo.

Precisamente Sergio Massa entró en esa frecuencia que adelantamos en varias oportunidades. Cómo mantenerse en el centro de la escena desde un escaño del Congreso Nacional y conteniendo a un Frente con dirigentes con diferentes orígenes políticos. Pasó el debate por la reforma del Código Penal; incluyó en la agenda la modificación o no del mínimo no imponible y mantiene sus cruces (aunque con menor intensidad hoy) por la aprobación de la Policía Municipal en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires. Además, de a poco se va notando la interna entre sus dirigentes que aspiran a suceder a Scioli. Peronistas, radicales y ex denarvaístas se anotan en esta carrera, pero ninguno tiene un fuerte peso político lo suficientemente grande como para adelantarse. Entonces, porque no podemos pensar en una alianza entre el sciolismo y el massismo. Ninguno de los dos tiene un candidato natural para ocupar el sillón con sede en La Plata. De todas formas es muy prematura decir esto, pero no es una opción a descartar. Tienen que pasar varias cosas antes, por ejemplo que el ex motonauta “rompa” con el kirchnerismo.

Finalmente, y no menos importante encontramos al Frente Unen. Con varios candidatos de peso, tiene como principal escollo no convertirse en una ilusión; y que el frente no sea la principal oposición a ellos mismos. En algunos casos deberán correr a un costado sus aspiraciones y negociar al mejor postor para que haya un candidato real y que el resto se ubique tras él evitando resquemores internos. Hay quienes no toleran el protagonismo de otros, y esto ya es un problema. Elisa Carrió está midiendo su impacto en una eventual candidatura a la Provincia, y de ser así tendrá que arreglar con Margarita Stolbizer. Julio Cobos, Ernesto Sanz y Hermes Binner deberán hacer lo propio de cara a las presidenciables, mientras que Martín Lousteou y Fernando “Pino” Solanas (entre otros) lo mismo pero en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

Nuevamente el fútbol se mezclará con otra de las pasiones del país, la política. El Mundial servirá para marcar un antes y un después en las campañas de cada uno de todos los pre candidatos que existen hoy. Así como estamos esperando que Alejandro Sabella designe la lista de treinta jugadores para dejar los veintitrés que irán a Brasil; en la política también se está esperando conocer la lista de los concentrados que jugarán la Copa del Mundo del año entrante.

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.