Wednesday 24 May 2017

Un error de cálculo, un cambio de escenario

Frase de la Semana

“Es una propuesta superadora” (en referencia a la propuesta otorgada por la Provincia para destrabar el conflicto docente)

Frente Gremial Docente de la Provincia de Buenos Aires – 28-03-2014

Si nos remontamos a los primeros años del kirchnerismo, luego de una fuerte crisis económica e institucional, el país avizoraba nuevos desafíos. Retomábamos el camino del crecimiento, a “tasas chinas” según algunos, y el discurso del momento era bajo un halo progresista. 10 años después, la situación es otra, y nadie pensaba que las medidas tomadas últimamente iban a plantear otro escenario.

Así como la región latinoamericana crecía, el país también lo hacía. Si miramos para atrás, salvo en el caso de Perú que fue casualmente la economía que más se desarrolló con una alternancia en el poder de sus principales partidos políticos, el resto de los países de la región tuvo por lo menos 10 años de un mismo gobierno, sin importar su ideología. Al igual de lo que interpretan muchos en Argentina, en 2015 traería un final de ciclo para muchos de estos gobiernos; inclusive la misma República Federativa del Brasil que está sufriendo una devaluación con niveles de inflación que empiezan a preocupar a mucha gente.

Argentina aprovechó estos años de zozobra y abundancia, pero pecó tal vez en no prever que pasaría cuando el dinero se agotara. Reservas tenemos, es cierto, y sirven para cubrir desfasajes. Pero si las comparamos con el resto de Latinoamérica, somos el país que menor cantidad de reservas tiene y el que aspira a crecer menos en los próximos años. Durante años nos dimos el lujo de emitir billetes, de financiar el gasto público utilizando parte de estas reservas y nos comprometimos a pagar vencimientos de deudas, que hoy empiezan a ser un problema. Y precisamente las reservas tendrían que ser para cubrir situaciones extra ordinarias.

Tal vez el ejemplo más concreto de los compromisos de pagos, fue lo que sucedió ayer. El Ministerio de Economía de la Nación, presentó el índice de crecimiento de la economía en 2013, y arrojó un 3% anual (similar al anunciado por el Congreso de la Nación, que publicó un 2.9%). Con esto, la buena noticia es que no se deben desembolsar USD 3.000 millones como contrapartida del pago del Bono Cupón PBI (la economía debía alcanzar al menos el 3.22%). Este mismo había tenido una demanda acelerada cuando se conocieron los nuevos números de la inflación en enero, y había crecido un 20% en sólo horas. Ayer, tras este anuncio se desplomó hasta un 14% y hoy llegó al 50%. Con este panorama, el Gobierno Nacional dispondrá de dinero que tenía presupuestado para pagar el bono, sin pensarlo, por lo que nos hace intuir que algo ocurrió en el medio. Pero por otro lado debemos considerar que los mercados internacionales habían visto con buenos ojos este aumento de la demanda sobre los bonos atados al PBI, ya que era un reflejo sobre las buenas expectativas que había sobre la economía argentina y ahora podría significar otro revés para nuestra confianza.

Lo cierto es que se subestimó la situación. Se pensó que podríamos soportar estos próximos años con un tipo de cambio atrasado para evitar el aumento de precios, con un déficit fiscal alto, con una inflación alta y continua y con aumento del gasto público muy por encima de la inflación, financiada por el Banco Central de la República Argentina.  Se pensó que “el problema” lo absorbería otro; pero efectivamente no se calculó bien. El ajuste existe, y no está mal que así sea; de hecho después de una devaluación, se supone que deben venir algunas medidas que la complementen. Reconocer problemas, es una parte de su solución. Después se podrán discutir si el ajuste es ortodoxo, heterodoxo, liberal, conservador, etc., pero el adjetivo es indiferente en este momento.

Podríamos imaginar que la principal subestimación de la actual conducción política pudo haber sido que podía sólo con todo. Los primeros años estuvieron soportados por el sindicalismo, los medios y por el propio peronismo. Luego de algunos años, estos tres pilares ya no son tan funcionales. Sino todo lo contrario. El sindicalismo está muy dividido, la “guerra” con los medios es cada vez mayor y el peronismo, como dice un reconocido analista político, “dejó de ser un partido para convertirse en una fuerza política”.

En este punto está uno de los principales desafíos de aquel que quiera ser Presidente en 2015. Especular sobre quien puede serlo, cuando faltan más de un año y medio para octubre del año que viene, es intrascendente. Podemos hablar de presidenciables, no de presidentes. Tal vez la Presidente quiera tener sólo una transición ordenada, y terminar su mandato de la mejor manera posible. Con el retorno de la Democracia, el único candidato firme con 19 meses de anticipación fue Fernando de la Rúa. Tanto Ricardo Alfonsín, como Carlos Menem y Néstor Kirchner (y porque no la misma Cristina Fernández de Kirchner) se subieron a la carrera por el Sillón de Rivadavia en los meses previos a los comicios.

El peronismo pareciera que se está reorganizando. O por lo menos así quiere mostrarse. El Gobernador Daniel Scioli, de la mano de su par de San Juan, José Luis Gioja (que luego del accidente aéreo sufrido, parecería que llegó a ocupar un rol nuevo, como una especia de “consejero sabio del peronismo”) están liderando esa idea sumando inclusive a dirigentes opositores a la Casa Rosada, como es el Gobernador de Córdoba, Juan Manuel de la Sota. Fue el mismo Gioja, quien encabezó esta semana un plenario de Intendentes peronistas en su provincia. Algunos con el objetivo de lograr contensión ante la fuga de sus pares al massismo, y otros buscando una veña que los autorize a caminar de hacie el 2015 ya que también participó de dicha cumbre, el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. El rol que del partido es tal vez donde radica la principal diferencia y/o ventaja que tiene Scioli sobre su principal opositor hoy en día, Sergio Massa. El apoyo de una nueva “Liga de Gobernadores” le abre otras posibilidades.

El tigrense está apoyando su estrategia desde los medios. Quiere dominar la agenda pública, y ya dio un gran ejemplo de su capacidad para hacerlo, con el debate sobre la reforma del Código Penal. Podemos discutir luego si está bien o está mal lo que plantea, pero no podemos dejar de reconocer que el impulsó el tema y lo posicionó. Por otro lado, busca llegar a unos 50 Intendentes para el 2015. Jefes comunales de grandes urbes que le permitan tener un colchón de votos aspirando a obtener un triunfo en primera vuelta. De todas maneras, sin el apoyo de Gobernadores es difícil también y habrá que ver cuáles son sus próximos pasos.

Viajo a Estados Unidos, al igual que Scioli y se reunión con referentes políticos y de organizaciones internacionales para captar la imagen de candidato. Lo mismo hizo hoy quien apunta a ser un “tercero en discordia”, Mauricio Macri. El Jefe de Gobierno porteño partió hacia Norteamérica, y se reunió entre otros, con Hillary Clinton. Macri, que presentaría su lista independientemente del peronismo, está trabajando fuertemente para consolidar su estructura nacional. Pero quizá, el mismo peronismo le tienda una mano en 2015. Si la actual mandataria nacional, no se decida por nadie, y deje a Scioli, Massa y al resto de los justicialistas pelearse en las PASO, sin bendecir a ninguno en particular, estaría siendo funcional al macrismo y le permitiría por lo menos llegar a una segunda vuelta.

Por otro lado, en los próximos días, el Frente Amplio Progresista y UNEN, junto a parte del radicalismo, presentarán su alianza (casualmente) que buscará acomodarlos en 2015. La UCR, al revés de lo que ocurre con el Partido Justicialista, si mantiene una estructura de partido, pero dejó de ser una fuerza política. Debemos reconocer que han hechos unas muy buenas elecciones en 2013, y su principal desafió es mantenerse y por lo menos unificar candidatos. Y n los últimos días hemos visto un ejemplo de cómo están aunando criterios con lo ocurrido en la Cámara de Diputados de la Nación, cuando el kirchnerismo rompió su compromiso y objetó la designación de Julio Cobos al frente de la Comisión de Educación. Los principales referentes del partido, salieron a reclamar la falta de palabra del bloque oficial y aseguraron que mantendrían n a Cobos como alternativa para dicha Comisión.

Retornado a la situación económica, se vislumbra un año difícil. Si bien las nuevas medidas (entre ellas la quita de subsidios que todavía no tocaron a la electricidad, el servicio más subvencionado de todos) apuntan a equilibrar la economía, la idea principal podría ser bajar los niveles de consumos, y que los precios automáticamente bajen. Pero esto sería dejar todo librado al azar, con la posibilidad de que cualquier factor externo afecte la paz social que se está buscando. Habrá que trabajar en un plan más integral en todo caso. Por su parte, los meses de abril y mayo serán bajos en cuanto a nivel de actividad, y luego en junio con el ingreso de los agro-dólares (y el Mundial de fútbol de por medio) existiría un poco de aire para terminar el primer semestre con un repunte de la economía según lo que anuncian los principales consultores económicos.

Las negociaciones con los organismos internacionales para obtener financiamiento internacional, es clave en todo esto. No es dinero que veremos en los próximos meses, ni en 2015 tal vez, pero por lo menos lograríamos que los mercados internacionales vuelvan a posar los ojos en el país, recuperar confianza y que el mundo nos vea, no sólo por tener posibilidad de salir campeones en Brasil. Ojalá no sea otro error de cálculo, y que el pos Copa del Mundo no nos agarre desprevenidos nuevamente.

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.