Monday 23 January 2017

El armado de la agenda

Frase de la Semana

“La política pueda ser mejor que los empresarios en gestionar económicamente”

Dra. Cristina Fernández de Kirchner (Presidente de la Nación) – 01/03/14

Ya pasó casi una semana del undécimo discurso del kirchnerismo, y de la séptima presencia de la Dra. Fernández de Kirchner para la apertura de las Sesiones Ordinarias del Congreso de la Nación. Si bien ya se analizado casi todo lo que dejaron sus palabras, tenemos que plantearnos que ocurrirá de aquí en adelante; cuáles son los principales desafíos que tiene esta administración de cara al 2015.

Durante el acto de apertura, la Presidente remarcó la continuidad de gestión que inició en 2003 el fallecido Presidente de la Nación, Néstor Kirchner y destacó la concepción que él tenía sobre el rol del Estado, el cuál según la Primera Mandataria, marcó un nuevo paradigma en la manera de hacer política.

Tal vez, y para sorpresa de muchos, el discurso realizado el pasado sábado fue bastante más moderador y abierto al diálogo de lo que se esperaba. Inclusive por momentos, se llegaron a reconocer algunos errores en decisiones tomadas; lo cual es sorprendente porque no es algo común de ver en los funcionarios públicos, sin importar el partido al que representan.

El kirchnerismo realizó una puesta en escena muy fuerte. Movilizó miles de personas hasta la Plaza del Congreso, llenó las gradas del recinto parlamentario con militantes y hasta contrató un iluminador de cine para cambiar la ambientación del Parlamento, y que resalte aún más la figura de la Presidente que después de tres años, volvió al Congreso vestida con colores que ya no reflejaban su luto.

Fiel a su estilo, tampoco faltaron “las chicanas” políticas a la oposición, ni tampoco a algunos sectores de la economía que suelen ser el blanco de las críticas oficialistas, como son los medios, la justicia y/o las empresas. A estos últimos los acusó de falta de responsabilidad, y hasta comparó la administración estatal sobre YPF y Aerolíneas Argentinas, y lo mucho que cambió la gestión de ambas empresas desde que se nacionalizó nuevamente el manejo de sus recursos.

Pero que podemos decir más allá de este breve análisis. Por pasajes, dejo ver que ya está pensando en su fin de ciclo; o mejor dicho en su fin de mandato, porque el ciclo kirchnerista no terminará con la salida de la Presidente de sus funciones ejecutivas. Ella será quien digite sus candidatos para el 2015, y luego desde el rol que le toque ocupar, construirá su propia esfera de poder para controlar, molestar, acompañar y/o supervisar el futuro del país, dependiendo sea el caso.

Una primera señal sobre cómo puede digitar ese futuro político dentro del kirchnerismo/peronismo (?) se vio el mismo sábado, cuando tomaba como referencia de sus papeles o del tiempo que llevada con su discurso, al Presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez y no a su Vicepresidente, Amado Boudou. Era la primera vez en muchos meses que los dos volvían a estar juntos en un acto público; no existieron situaciones incómodas, pero tampoco se vio una relación normal. Sabido es que Domínguez tiene aspiraciones al menos para la Gobernación de la Provincia, y esta podría haber sido una señal.

De todas maneras el kircherismo siempre se caracterizó por dejar que se desarrollan las circunstancias, ya que la decisión final siempre la toma una sola persona. Sin embargo, hoy existe una instrucción presidencial; no ponerle trabas a nadie y que de a poco se vaya desenvolviendo una interna para que antes de las PASO, la Dra. Fernández de Kirchner, decida quienes serán los candidatos. La única limitación que existe, según algunos operadores políticos, es que quien sea el candidato a ocupar la Presidencia del PJ Nacional, no sea un presidenciable (podría llegar a ser el actual Gobernador de la Provincia de Jujuy, Eduardo Fellner o su par de Formosa, Gildo Isfrán).

Debemos recordar, que así como pasó en la Provincia, la estructura del Peronismo a nivel nacional debe llamar a elecciones en breve para no perder personería jurídica. En abril se darán las elecciones en la Ciudad de Buenos Aires, que tiene como único candidato al sindicalista Víctor Santa María, apoyado por Daniel Scioli, aunque se espera que Cristina designe a algún otro candidato proveniente tal vez de La Cámpora.

En esta misma línea sobre apuntalados por la Presidente para sucederla en 2015, durante la apertura de Sesiones también nombró con énfasis al Ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo quien en más de una oportunidad dejó claro sus intenciones para ocupar el Sillón de Rivadavia. Pero tanto Randazzo como Domínguez, son candidatos que podrían estar aspirando a una Presidencia, aunque saben de las pocas probabilidades que tienen de ser los elegidos; pero así elevarían expectativas, obtendrían un colchón de votos que los respalden para que pueden bajar sus pretensiones a la Gobernación de Buenos Aires (los dos son oriundos de dos ciudades vecinas de la Provincia como Chivilcoy y Chacabuco respectivamente).

En medio de toda esta discusión, la oposición necesitó posicionarse en los medios para no quedar atrás. Es por eso que Sergio Massa, titular del Frente Renovador, a penas terminado el discurso criticó al pre proyecto para la reformulación del Código Penal. Curioso es que ni siquiera es ley todavía, y tampoco proyecto. El documento es un borrador que todavía no salió a la luz. Massa tiene que mantenerse en los medios en paralelo a la construcción de su campaña y de una estructura nacional. Ahora comienza el verdadero desafío del tigrense, mantenerse en la agenda ocupando un escaño en el Congreso de la Nación.

Por su parte figuras de peso del radicalismo y del PRO, también salieron a criticar esta modificación cuando tienen dentro de la Comisión redactora a integrantes de sus partidos. Se nota la necesidad de no quedar afuera no sólo de la discusión, sino también de lo la agenda pública marca. Y esto lo veremos muy seguido durante el 2014. Al no ser un año electoral, pero si uno previo a una elección presidencial, todos los dirigentes buscan posicionarse.

Hasta Scioli lo hizo durante la apertura de la Legislatura bonaerense días atrás. Habló como candidato a Presidente, y con un discurso bastante alineado al kirchnerismo, ubicó como sus principales opositores a Sergio Massa y Mauricio Macri. El Gobernador de la Provincia sabe que el kirchnerismo más duro no relegaría su confianza en él. Y también sabe que romper abruptamente le traería problemas a su gestión y la de la actual Presidente.

La agenda se está armando; hoy es el turno de que se luzcan los operadores políticos para integrar alianzas, comprender escenarios y evaluar resultados que serán determinantes para los próximos meses. Todos quieren ser tapa de esta agenda.

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.