Tuesday 25 July 2017

Public Affairs Agenda – 28 de febrero de 2014

Distintas opiniones de políticos y empresarios sobre el acuerdo con Respol

ypf_poso

Finalmente, lo que se preveía se confirmó esta semana: se rubricó el entendimiento entre la petrolera española y el Estado argentino por el pago de compensación tras la expropiación del 51% de las acciones de Repsol en YPF, en mayo de 2012. El acuerdo significará el pago total de U$D 5.000 millones desde Argentina hacia España, mediante bonos soberanos argentinos, previa autorización del Congreso Nacional para llevar adelante su emisión.

Frente al acuerdo del plan de pago a la empresa liderada por Antonio Brufau, diversos dirigentes políticos y referentes del sector privado argentino dieron a conocer su opinión y lo que para ellos significa este hecho. Desde la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA), apoyaron el pago compensatorio. Mediante un comunicado de prensa, la entidad ratificó que “este tipo de solución para controversias planteadas en el ámbito internacional, como las negociaciones con los holdouts, las tratativas para zanjar demandas contra la Argentina en el CIADI y las propuestas y negociaciones para cancelar la deuda con el Club de París, son iniciativas valiosas que contribuirán a la reinserción del país en los mercados financieros internacionales”. El presidente de la otra organización bancaria en el país, la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Claudio Cesario, dijo estar “satisfecho” por el acuerdo con la empresa española.

Entre los empresarios, más allá del alto costo económico que significa para las finanzas del Estado argentino, este pago es visto como el primer paso para que Argentina vuelva a demostrar seguridad jurídica frente a capitales extranjeros que puedan estar interesados en invertir en nuestro territorio, sobre todo en el sector energético y en la extracción de shale gas y shale oil de Vaca Muerta. Éste fue el argumento que también sostuvo Daniel Scioli para defender el convenio alcanzado. El mandamás bonaerense enfatizó que el desarrollo de los hidrocarburos no convencionales permitirá “descomprimir la necesidad de dólares para importar energía”.

Por otro lado, varias críticas llegaron desde el arco político opositor. Ricardo Alfonsín, en representación de la UCR, cuestionó el cese de las demandas del Estado argentino contra Repsol por su mala administración de YPF. “Se debe explicar las razones por las cuales desistió de ventilar en la Justicia la responsabilidad de la empresa por las acusaciones que se le formulaban”, indicó el diputado nacional. Su camarada político, Ernesto Sanz, sentenció que “estamos pagando un sobrecosto que se traslada a un sobreprecio por culpa de la mala praxis e ineficiencia del Gobierno. Se podría haber logrado un precio menor”. Desde el PRO, mediante un comunicado, buscaron recordar que ellos fueron los únicos que se opusieron a la expropiación de 2012.

En sintonía con los dirigentes opositores, la diputada nacional Elisa Carrió (UNEN) presentó una denuncia formal al juez Ariel Lijo para pedir la nulidad del convenio en base a un detalle formal: no existe dictamen del Tribunal de Tasaciones para la expropiación de YPF por parte del Estado. “El acuerdo con Repsol es nulo e ilegal ya que no existe dictamen del Tribunal de Tasaciones, por lo que no puede llevarse a cabo la operación”, señaló Carrió, por lo que “de esta manera, el Parlamento caerá en la absoluta ilegalidad en caso de acompañarlo”.

Aumento de tarifas frente a recorte de subsidios

Este jueves, el ministro de Economía, Axel Kicillof, confirmó que desde su cartera se está evaluando un recorte de subsidios de los servicios públicos, que implicaría un aumento en las tarifas, en principio, para los sectores más pudientes de la economía, y aseguró que se viene trabajando en el concepto de “equidad tarifaria”.

La realidad demuestra que el Estado argentino, año tras año, emite cada vez mayor gasto público en materia de subsidios a las empresas prestadoras de servicios públicos, principalmente las de electricidad y gas. Estas subvenciones en 2013 fueron de $143.000 millones, lo que representó casi el 5% del PBI. Por el momento, distan de tener una lógica equitativa que se corresponda con el nivel de ingreso de los ciudadanos. Es por esto que, bajo la premisa de regularizar la situación tarifaria entre los que más y menos pueden pagar, el Gobierno va a decidir recortar el gasto de subsidios y así los costos de los servicios se verán sensiblemente afectados.

Asimismo, se confirmó que a partir de abril, las empresas prestadoras de servicios de agua, luz y gas deberán emitir factura electrónica a sus clientes y al mismo tiempo informar los datos de las mismas a AFIP, para que el ente regulador de impuestos e ingresos federales tenga más información sobre el rumbo que están tomando los subsidios otorgados.

Pese a que todavía no hay una decisión tomada desde Gobierno sobre los indicadores que definirán la quita del subsidio a los consumidores, el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, había comunicado que una posible variante para comenzar a recortar subsidios sería la compra de dólares para ahorro: las personas inscriptas en la AFIP que hayan sido autorizadas y efectivamente hayan comprado divisa norteamericana para atesorar, podrían verse afectadas por la quita de subsidios en las tarifas de sus servicios.

Al recortar el subsidio, se estaría cumpliendo con una de las premisas que Juan Carlos Fábrega solicitó desde el Banco Central: disminuir el gasto público. El Gobierno es consciente que esta medida es necesaria pero al mismo tiempo impopular, porque se estaría haciendo notorio el ajuste de las cuentas y de la economía nacional.

Berni, en el foco de la estrategia legislativa de Buenos Aires  

El actual Secretario de Seguridad ocupa su cargo en el Poder Ejecutivo nacional bajo licencia de su función como senador provincial por el Frente Para la Victoria. Ahora bien, quien reemplaza su banca en el Senado de Buenos Aires, Fabio Sorchilli, durante el fin de semana pasado se pasó a las filas del Frente Renovador. Esto puso en riesgo la mayoría en la Cámara Alta bonaerense del oficialismo kirchnerista. Es por esto que durante esta semana hubieron varios rumores alrededor de la decisión que tomaría Sergio Berni: si regresaría a la legislatura de Buenos Aires para garantizar la mayoría de la fuerza sciolista, o permanecería en su cargo actual, donde es la cara visible del Gobierno nacional en Seguridad.

Incluso el senador provincial kirchnerista Alejandro Dichiara declaró que “es una posibilidad legal de que vuelva y pueda pedir licencia sin reemplazo”, con lo cual hubiera pasado a ejercer dos funciones públicas, una ejecutiva nacional y otra legislativa provincial; algo con un costo político bastante alto para una figura como Berni con gran presencia mediática. El mismo Secretario de Seguridad se encargó de cortar de cuajo esta alternativa: “Si uno es senador, tiene que ser senador. No se puede hacer una cosa y la otra”. A lo que agregó que ponía el desenlace de la cuestión a disposición de la Presidente y el Partido, quienes decidirían lo mejor para el Proyecto y el acataría el pedido”.

Finalmente, el Frente Para la Victoria bonaerense logró concretar sus alianzas con otras fuerzas políticas para conservar su situación de primera minoría, con al menos 21 escaños, en el Senado de Buenos Aires. El sciolismo logró confirmar su vínculo político con el ex intendente de José C. Paz, Mario Ishii, y también logró cooptar a Mónica Macha, mujer de Martín Sabbatella y representante por Nuevo Encuentro en la Provincia. Será cuestión de tiempo para verificar si esta alianza legislativa ad hoc realmente puede sobrevivir y ser funcional a los intereses del oficialismo bonaerense. La realidad marca que Mario Ishii no tiene una buena relación con Daniel Scioli, y está jugando también con personas de la confianza de Sergio Massa.

 

Sobre el autor

Gonzalo Plecity is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He hold a BA in International Relations at the University of the Salvador. Previously, he worked as Operations and Supplies Officer in Pleamar Srl.