Wednesday 29 March 2017

Public Affairs Agenda – 14 de febrero de 2014

Nuevo discurso de Cristina, con críticas a los medios, a la Justicia y a supermercadistas

cfk_discurso

El último miércoles por la tarde volvió a encontrarnos frente a la posibilidad de escuchar nuevamente a la Presidente de la Nación, durante el anuncio de obras de saneamiento urbano en Resistencia, Chaco, y en la ciudad de Santiago del Estero, y durante la entrega de los premios nacionales Evita. Esto pasó a un segundo plano, ya que el interés político se concentró en sus críticas a distintos sectores que, de acuerdo a su interpretación, “buscan desestabilizar al Gobierno”.

En un primer momento, se dirigió al sector financiero, al cual criticó al afirmar que “acompañados por algunos medios de comunicación, tuvieron el objetivo de ver volar al Gobierno por los aires”. Y citó al economista Miguel Bein para remarcar que “los mercados venían envalentonados para llevarse puesto al Gobierno”. Luego, Cristina defendió el acuerdo de precios, felicitó a los consumidores que se “defienden de los especuladores” y criticó directamente a dos de las cadenas más importantes de supermercados: “los más denunciados son Coto, con el 33%, y luego Carrefour, con el 25”.

Luego llegó el turno de la Justicia, al reclamarles que defiendan los intereses de los usuarios y consumidores en lugar de “defender los intereses de los empresarios (…) Necesitamos que la Justicia ponga las cosas en su lugar”. Y de manera irónica reclamó “a la señora Justicia que cuando se apliquen multas no encuentre a algún juez que la frene con una cautelar, y también le pido si por favor nos pueden hacer el favorcito a la AFIP de que La Nación pague los 330 millones de pesos en impuestos, que debe hace 10 años”, para aprovechar las críticas y dirigirlas también a medios de prensa opositores.

Con nuevas estadísticas, el Gobierno busca recuperar confianza

La noticia económica de la semana fue el sinceramiento que realizó ayer el Gobierno al presentar el nuevo Índice de Precios Nacional Urbano, sobre el proceso inflacionario que está atravesando nuestra economía. Obligado no sólo por la realidad sino también por exigencias del Fondo Monetario Internacional en tener estadísticas confiables, el Ministro de Economía Axel Kicillof dio a conocer los resultados del nuevo método de relevamiento de precios del INDEC: la inflación de enero fue del 3,7%.

Los rubros que explican este incremento en los precios son, principalmente, la atención médica y gastos relativos a salud (5,9%), seguido por el transporte y las comunicaciones, con el 5,4% de aumento -contemplado el aumento de tarifas de transporte público de la provincia de Buenos Aires-. El sector económico de esparcimiento o recreación también sufrió un alza considerable, del 4,8%, y el equipamiento para el hogar, sobre todo los electrodomésticos, aumentaron 4,3 puntos porcentuales.

Kicillof explicó que el importante aumento de precios se entiende por la devaluación del dólar oficial y “por la psicosis por el dólar blue”. Además aclaró que las nuevas estadísticas reflejan una importante variación en los precios según la región, y detalló que el sondeo con el resultado más bajo fue de 3,5% y el más elevado, 6,1%.

Ahora bien, el nuevo relevamiento de precios tiene en cuenta 200.000 productos en 13.000 localidades de Argentina, segmentadas en 6 canastas básicas regionales: Noroeste, Noreste, Cuyo, Pampeana, Gran Buenos Aires y Patagonia; y cuenta con el apoyo de centros de estadísticas provinciales y con la participación de 17 universidades nacionales. La inclusión de regiones antes no consideradas para la elaboración del Índice, en donde la inflación no fue tan marcada como en el Área Metropolitana de Buenos Aires, explica que el promedio total de inflación haya sido de 3,7%; casi un punto por debajo del 4,6% que el miércoles dieron a conocer legisladores opositores en su mensual estudio, conocido como Índice Congreso, el cual el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, consideró como “un auténtico mamarracho”.

Paritarias 2014: primeras conversaciones y anticipo de negociaciones

Esta semana se sucedieron varios encuentros entre dirigentes de distintos sectores políticos. Gremialistas, representantes del gobierno nacional e incluso algunos provinciales, como también referentes del arco opositor, no quisieron quedarse afuera de la agenda mediática con las primeras declaraciones respecto al aumento de salarios. Es que este año ésta negociación será el nodo de la cuestión política respecto al ajuste económico, encubierto y no reconocido que comenzó a hacerse efectivo.

La pérdida de poder adquisitivo en los bolsillos de los trabajadores, respecto a 2013, se da casi por sentada en todos los sindicatos. Los gremialistas buscan que ésta pérdida real del salario explicada por la inflación impacte lo menos posible en sus representados, al mismo tiempo que buscan sacar rédito político y posicionar su imagen y poder de negociación de cara a las paritarias. Desde el Gobierno nacional y también algunos provinciales ya anticiparon que el aumento colectivo por sector representado en los pagos de paritarias será anual; no está claro si se pondrá tope al porcentaje a negociar aún, y lo que sí está confirmado es que el acuerdo será rama por rama, y no intersectorial.

“El mecanismo de las paritarias funcionó bien durante una década y no hay motivos para cambiarlo.” Ese fue el mensaje que bajó Cristina luego de escuchar a los representantes del movimiento obrero que asistieron el martes último a la quinta de Olivos, de los gremios políticamente más cercanos a la Presidencia. La respuesta de los presentes; Antonio Caló, Ricardo Pignanelli, Omar Viviani y José Luis Lingeri; fue positiva, con la condición que no haya límite al porcentaje de aumento salarial a la hora de sentarse a negociar, sino que se decida individualmente cada caso con las particularidades correspondientes a cada gremio.

Asimismo, el Jefe de Gabinete Jorge Capitanich sostuvo que las paritarias “se mantendrán inalterables” y que no habrá una suma fija trimestral, como reclamaron desde algún sector sindical. Pero la negociación más sensible y que no admite demora se da en la educación. Antes del comienzo del ciclo lectivo, los docentes deberán regularizar su situación salarial respecto a las paritarias, y ésta negociación parece ser el primer foco sensible para los gobiernos nacional y provinciales.

Sobre el autor

Nicolás Gandini is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He holds a BA in Political Science from the Universidad de Buenos Aires. He led a one-year-practice in journalism in Fundación Perfil, so his profile is near Political Communication. Previously, he made field work and surveys for sociological studies and investigations in the Universidad de Buenos Aires.