Friday 24 March 2017

¿Quién quiere ser Presidente?

Frase de la semana

“Tienen mejores vacaciones que sus trabajadores. Que disfruten de la comida”.  

El Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, al referirse al encuentro entre Barrionuevo y Moyano

candidatos_2015

“El próximo Presidente de los argentinos será peronista”. Nos hemos cansado de escuchar esta frase en los últimos meses, sobre todo después de las elecciones de octubre de 2013. Argentina tiene una tradición peronista sin duda alguna, con algunos retoques radicales. Nuestra historia divide a la política entre ambos partidos, pero tal vez debamos hacernos la idea que esta frase que mencionamos al principio tenderá a cumplirse, siempre y cuando sus representantes “hagan bien las cosas”.

Quienes hoy están a la cabeza de las encuestas, dejando atrás la discusión sobre una posible re reelección de la Presidente de la Nación, son el diputado nacional Sergio Massa y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli. Ambos de origen peronista, se disputarían la presidencia en 2015. Obviamente que asoman otros candidatos del mismo partido, pero sin tantas posibilidades tal vez (Juan Manuel de la Sota, Hugo Moyano, Mauricio Macri (?) entre otros).

Pero qué pasaría si ambos, que hoy parecen ser serios candidatos a ocupar el Sillón de Rivadavia, tejen una alianza electoral y van juntos. No hay lugar para los dos, y ambos en alguna medida se necesitan mutuamente. Obviamente son dos figuras de mucho peso, que se repartirían cargos, no bajo la misma fórmula, si bajo la misma lista. Hagamos un poco de especulación, deporte que nos encanta a los argentinos.

Massa tiene entre sus filas a dos potenciales candidatos a gobernador, entre muchos otros. Darío Giustossi, que toma licencia de la Intendencia de Almirante Brown para ocupar la jefatura del bloque del Frente Renovador en el Congreso de la Nación. Desde allí debería construir su candidatura a la Gobernación provincial, y promover su imagen ya que no tiene un alto grado de conocimiento en la sociedad. Necesitará mucho a Massa, que además debe construir su imagen a nivel nacional desde su escaño en el Congreso.

Por otro lado, Gustavo Posse quien es el Alcalde del Partido de San Isidro. Posse, de origen radical, se reparte el poder del partido de Zona Norte desde hace años junto a su padre. Pero sería difícil imaginar un Gobernador radical cuando la mayoría de los Barones del conurbano bonaerense son peronistas históricos. Ellos mismos no lo dejarían, por lo menos en los próximos años hasta que se cumpla uno de los proyectos del massimo, que limita la posibilidad de presentarse de manera ininterrumpida a una elección.

Tomemos dos casos de Scioli. Sólo por nombrar a algunas de “sus figuras” con chances para mudarse a La Plata. Martín Insaurralde, dirigente que Scioli hizo suyo,  es un Intendente joven, con gran proyección a futuro, pero que deberá reforzar su imagen si quiere ser Gobernador. Tal vez en el corto plazo pueda mostrar gestión desde algún Ministerio, si es que Scioli llega a la Presidencia y desde allí construir su candidatura para 2019.

Por otro lado, Alberto Pérez, Jefe de Gabinete de Scioli y la persona de su máxima confianza. Cuesta ver a Pérez fuera de cualquier gabinete de Scioli, y más si este llega a la Presidencia. Maneja todo lo que Scioli no hace, y es quien sale a “cruzar” los cuestionamientos que le hacen al actual mandatario provincial cuando este no lo hace. Dejamos afuera de esta discusión, para no extendernos tanto, a Fernando Espinoza, que se bien no es del riñón de Scioli, se ha alineado junto a él luego de que el ex motonauta “lo dejara” asumir la Presidencia del PJ Provincial y quiere ser Gobernador en 2015.

Con esta primera foto no sería ilógico imaginar un acercamiento entre los dos máximos candidatos dentro del peronismo a llegar a la Presidencia en 2015. Pero para ello deberán dar señales. Por ahora han trabajado para no cruzarse en la Costa, donde ambos están haciendo campaña. Han tenido temas en común, como por ejemplo el adelantamiento de las paritarias con los docentes que el Frente Renovador reclama, y el Gobernador por medio de sus voceros criticó la idea primero, y luego terminó convocando para enero a los gremios del sector. De alguna manera Massa debe ganarle la agenda a Scioli ya que al estar fuera del ciclo legislativo, necesita temas para no perder presencia en medios.

Otro ejemplo que compartieron puede ser el  “qué hacemos con Macri”. Los voceros del Frente Renovador dejaron bien en claro que no quieren saber nada con quien fue un aliado en octubre pasado, y lo ubicaron como la derecha de argentina cuando “nosotros somos más de centro”. Por su parte Scioli está analizando si se saca una foto con el Alcalde de la Ciudad de Buenos Aires durante el partido del sábado entre River y Boca en Mar del Plata; hasta el mismo Scioli propuso a los sindicalistas que están convocando a una reunión en Mar del Plata el próximo lunes, que también lo inviten a Macri. Claramente Scioli prefiere tener como “enemigo político” al ex Presidente de Boca Jrs., antes que Massa. Sabe que actualmente, si hubiera una elección, perdería. Pero Massa debe mantener su figura desde el Congreso, sin gestión diaria como si tiene Scioli.

El Gobernador de Buenos Aires tiene la veña de los peronistas históricos, de hecho entre sus filas tiene trabajando a uno de ellos, como Eduardo Camaño. Desde Mar del Plata está gestando el lanzamiento de una mesa nacional que aglutine a todas las agrupaciones que hoy sostienen su candidatura. De a poco va marcando sus ideas, que no siempre se alinean con el Gobierno Nacional. Es precisamente esto su máxima meta. Comenzar a desprenderse del kirchnerismo sigilosamente, porque hoy sabe que su voto tiene mucho caudal del voto cristina. Si se presenta por fuera, como supuestamente podría suceder, necesita tiempo para re construir su imagen y no “quedar tan pegado a CFK”.

Si bien 2014 no tiene elecciones, será un año con mucho contenido político. Los máximos referentes de la esfera nacional deberán comenzar a definir sus posturas, y trabajar en sus campañas. Para ser Presidente se necesita tiempo, mucho tiempo.

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.