Tuesday 24 January 2017

Public Affairs Agenda – Viernes 24 de enero

Tras la escalada del dólar, el Gobierno autoriza su compra para ahorrar

capitanich-kicillof

Durante esta semana vivimos los días más movidos del año en cuanto a política cambiaria. Entre miércoles y jueves, el precio oficial de la divisa estadounidense aumentó casi un 16,2%, lo que llevó el tipo de cambio a $7.75. Frente a este incremento, que representa una devaluación de nuestra moneda cada vez menos controlada por las autoridades oficiales, esta mañana nos desayunamos con el anuncio del Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, acompañado por el titular de Economía, Axel Kicillof: el Gobierno decidió autorizar a personas físicas a comprar dólares para atesoramiento -hasta hoy sólo autorizada para viajes-. Además, también disminuirá el anticipo del impuesto a las Ganancias del 35% al 20% para el comprador y para compras con tarjetas de crédito y débito en el exterior.

Esta decisión comenzará a implementarse el lunes, y todavía restan muchos detalles a ser aclarados sobre la implementación y operatoria del nuevo mercado cambiario. Seguramente, quienes quieran comprar dólares deban justificar el origen del ingreso mediante un mecanismo de verificación online de la AFIP, muy similar al que rige hoy en día para comprar divisas para turismo al exterior. Otra particularidad que podemos anticipar es que la compra no será 100% libre, sino que el monto autorizado se corresponderá con los ingresos y gastos declarados de cada comprador, lo que demuestra su capacidad de ahorro.

El aumento del dólar a $8 en parte se explica por el cambio en la política cambiaria del Banco Central. No intervino el mercado mayorista mediante compra de moneda, dejando librado al precio según la oferta y la demanda de capitales. Desde algunos sectores del oficialismo, señalan como responsable de la escalada del dólar al presidente de Shell en Argentina, José Aranguren, por haber comprado U$D 6 millones al cambio $7,14 a través de los bancos HSBC, Citi y Francés, lo que habría elevado el precio del billete verde a $8.75, para luego cerrar a $7.75.

La realidad indica que aún hay muchas incertezas y, al momento de cerrar esta nota y luego del anuncio de esta mañana, el dólar trepó 21 centavos y superó la barrera de los $8. Será cuestión de esperar cómo se desarrollan los hechos la semana que viene, cuando suponemos que se irán disipando algunas dudas. Por ejemplo, el límite de compra, ¿será diario, mensual o anual? Esta autorización a la compra de dólares, ¿también incluirá compras destinadas al mercado inmobiliario? Hasta el momento, la modificación incluye sólo a personas físicas, ¿habrá algún cambio destinado a compras de dólares por parte del sector empresario? Y de ser así, ¿se privilegiará a empresas con compromisos de inversión y exportación?

Discurso y esperada aparición pública de Cristina

Luego de más de 40 días sin hablar en actos públicos, la Presidente se presentó el miércoles pasado en la Casa Rosada para anunciar el lanzamiento de PROGRESAR, un Programa de Respaldo a Estudiantes de Argentina, que implica un estímulo económico de $600 por parte del Estado a jóvenes de entre 18 y 24 años que deseen continuar sus estudios primarios, secundarios, técnicos, terciarios e incluso universitarios. En principio, el plan alcanzará a poco más de un millón y medio de jóvenes.

La expectativa era grande, y se fundamentaba en que era el primer discurso del 2014 de la Primer Mandataria, luego de varias semanas de silencio en las que se generaron varios rumores alrededor de su situación de salud. Cristina Fernández de Kirchner anunció el alcance del programa, y aseguró que “lo importante es que estamos consolidando un sistema de seguridad social sin precedentes en la Argentina”, y agregó que el rango etario beneficiado por el plan “es el sector donde hay mayor desocupación del país”.

Luego del anuncio y de aclarar que el proyecto lo financia el Tesoro Nacional y no la ANSES, rápidamente la Presidente se dirigió a quienes especularon alrededor de su ausencia pública y de su salud: “No quieren escarmentar a este Gobierno, sino a la sociedad. Lo que quieren hacer es asustar a la sociedad para que se aterrorice y no se vuelva a meter en un proyecto político de cambio. Es fundamental la movilización y la participación popular para la defensa de estos derechos”, agregó.

Luego del discurso formal, Cristina se dirigió a dos patios internos de la Casa Rosada para dirigirse directamente a la militancia, con un discurso más coloquial y “cercano” a la juventud. Allí, confirmó que viajará a Cuba la semana que viene para la cumbre de CELAC de presidentes latinoamericanos y volvió a criticar a los medios de comunicación: “El pecado no es de quien cree las mentiras, sino de quien miente (…) Si realmente pudieran distinguir las mentiras, no hubieran pasado las cosas que pasaron en este país”, sentenció.

Las opiniones desde el oficialismo y desde la oposición respecto al plan PROGRESAR no tardaron en llegar. Tanto el gobernador de Buenos Aires Daniel Scioli, como el ministro de Defensa, Agustín Rossi, destacaron la iniciativa y el vasto alcance que promete tener. Algunos dirigentes opositores, como María Eugenia Vidal y Julio Cobos, también festejaron el plan, pero la Vicejefa de Gobierno porteño aclaró que en la Ciudad hacen este tipo de programa desde 2008, con el plan Estudiar es Trabajar. El ex Vicepresidente, por su parte, aclaro que “es bueno, pero no alcanza. Hay que reformular un nuevo plan de educación en serio. Algo positivo es el reconocimiento de que hay un millón y medio de chicos que están fuera del sistema laboral y educativo”.

Argentina pide renegociación con el Club de París para el pago de deuda

Este lunes, el ministro de Economía Axel Kicillof presentó formalmente en la capital francesa condiciones de renegociación del pago de la deuda que Argentina mantiene con fondos asociados al Club de París, por un monto calculado cercano a los U$D 10 mil millones. Asimismo, el titular del palacio de Hacienda dejó en claro que el Gobierno argentino no aceptará condicionamientos por parte del Fondo Monetario Internacional sobre el plan económico del país. Además, aclaró que “estas negociaciones pueden llevar meses” porque las decisiones “deben tomarse por consenso”.

En principio, el directorio del Club de París avaló el pedido de renegociación del pago de deuda elevado por Argentina. Se abrirá un período de dos meses de intercambio de propuestas, hasta que el 25 de marzo próximo vuelva a reunirse el directorio de la entidad financiera. Si los resultados se dan como Argentina espera, entre ese 25 de marzo y la reunión del 21 de abril se podría llegar a abrir el período final de negociación y antes de mitad de año cerrar el acuerdo de pago. Pero una de las primeras dificultades para las autoridades económicas nacionales viene desde Alemania y Japón, dos de los países miembros del Club de París e históricamente estrictos en el cumplimiento de las normas económicas, que puntualmente pidieron intervención del FMI para la resolución de las diferencias. Justamente, estos dos Estados son algunos a los que Argentina más dinero les debe, e influyeron en la decisión de Holanda, Gran Bretaña y Bélgica de también solicitar la participación del ente liderado por Christine Lagarde.

Frente a esta diferencia, ambas partes entienden que, con la inevitable presencia del FMI en la negociación, quieren que su intervención sea la mínima e indispensable. Así, estaría presente solamente en el primer período de renegociación, al revisar y garantizar las cuentas nacionales. Por lo tanto, desde el Club de París no se le pediría a la Argentina para el acuerdo final un plan económico “recomendado y fiscalizado” por el Fondo Monetario Internacional, del tipo que se implementaron hasta la restructuración de deuda en 2004. Así se cumplirían ambos pedidos: la no imposición de condiciones del Fondo, solicitada por Argentina; y su presencia en la negociación, como pidieron los acreedores Japón y Alemania, entre otros.

Sobre el autor

Nicolás Gandini is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He holds a BA in Political Science from the Universidad de Buenos Aires. He led a one-year-practice in journalism in Fundación Perfil, so his profile is near Political Communication. Previously, he made field work and surveys for sociological studies and investigations in the Universidad de Buenos Aires.