Thursday 23 March 2017

Public Affairs Agenda – 17 de enero de 2014

Las reservas del Banco Central, por debajo de los U$S 30 mil millones

12-07-2013

El miércoles, el tesoro federal tocó el piso más bajo de los últimos siete años, tras cerrar la jornada en U$S 29.858 millones. El Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, relativizó la cuestión y la consideró “estacional”, y que se explica por el “pago de deuda pública, gastos de insumos para  el desarrollo productivo y gastos de turismo en el exterior”, aseguro Capitanich. Además, consideró que “el nivel de reservas hoy tiene que ver con el esfuerzo hecho por los argentinos para pagar deudas, por ejemplo casi 10 mil millones de dólares con el FMI”.

Desde que asumieron las nuevas autoridades del  equipo económico del Gobierno -Fábrega en el Banco Central, Kicillof en el ministerio de Economía y Costa en la secretaría de Comercio-  la mayoría de medidas implementadas tuvieron como objetivo frenar la fuga de divisas norteamericanas de las arcas federales. Entre ellas, la suba del 20% al 35% del recargo en las tarjetas de crédito, la devaluación disimulada pero permanente del tipo de cambio oficial, el acuerdo alcanzado con Repsol para terminar los juicios de YPF que dificultan la inversión extranjera en dólares y el acceso al crédito externo, el aumento en el gravamen a los autos de alta gama y la posibilidad de reducir los subsidios a la energía.

Pero hasta el momento esta serie de reglamentaciones no han  logrado cambiar el sentido del flujo de dólares. El turismo, pese a las nuevas medidas, continúa siendo un sector de la actividad económica que representa una pérdida de divisas para el Banco Central, ya que debe pagar las compras de los argentinos en el exterior. Durante este 2014 se prevé una salida de U$S 6.300 millones por turismo, cercano al gasto que exige el sector energético para satisfacer la demanda interna.

Paradójicamente, el proceso de salida de reservas se aceleró cuando el gobierno impuso el cepo cambiario, surgido con la intención de detener la compra de moneda extranjera. En enero de 2011 las reservas lograron el récord de U$S 52.654 millones, y desde entonces hasta ahora la disminución fue de U$S 22.796 millones. El 77% de esos más de U$S 22 mil millones empezaron a irse cuando se impidió la libre compra de dólares.

El avance de Kicillof

Esta semana se confirmó la designación de Esteban Kiper como vicepresidente de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico, conocida como Cammesa, entidad responsable de la generación, transporte y distribución del mercado eléctrico argentino, con participación estatal. Kiper es un hombre de la confianza del Ministro de Economía. Ambos economistas se conocieron al formar parte de la Asociación de Economía para el Desarrollo de Argentina (ADEA) -de donde también surgió Paula Español, actual Subsecretaria de Comercio Exterior y también del “equipo de Axel”-.

En este caso, el nuevo vicepresidente de Cammesa forma filas dentro del ministerio de Planificación gracias a otro hombre de Kicillof: Christian Girard, el coordinador de los directores estatales en empresas con participación pública. Con este nuevo nombramiento, el secretario de Energía, Daniel Cameron, y el propio ministro de Planificación, Julio De Vido, vieron disminuida su capacidad de influencia y decisión en materia energética.

Otra empresa del sector que el Ministro logró tener bajo su paraguas administrativo es Enarsa. Allí, Juan José Carabajales fue promovido a subgerente general por mediación de Kicillof, para lograr influencia dentro de la compañía. Así, el Ministro de Economía mantiene controladas las dos principales empresas del sector energético, con participación estatal, que requieren de importantes importaciones para abastecer al mercado: en 2013, las compras de combustible desde el exterior superaron los $13 mil millones. Por esto, la influencia del Ministro sobre el área de Julio De Vido es cada vez mayor.

En Agricultura, el Ministro también buscó inferir en la gestión de Casamiquela. Primero, al elegir al economista Javier Rodríguez como el nuevo secretario de Coordinación Político Institucional y Emergencia Agropecuaria, área clave en la cartera: es el número 3 en el organigrama interno y administra una caja de $500 millones para asistir a productores en situación delicada. Luego, también sugirió el nombramiento de Norma Beatriz Madeo como subsecretaria de Comunicación Institucional del Ministerio; es decir, la encargada de comunicación de Agricultura.

La no aparición de Cristina, rumores y preocupación

Pasó poco más de un mes desde el último discurso y aparición pública de la Presidente, y varios rumores han surgido a partir de este silencio. Al mismo tiempo, varios gobernadores e intendentes internamente dieron a conocer su preocupación sobre la situación actual, en la que no logran retomar diálogo con la Primer Mandataria, como anteriormente algunos solían mantener.

Funcionarios del Gobierno, más cercanos a Cristina como Zannini, Parrilli, o el mismo Capitanich, buscan transmitir tranquilidad y bajar la incertidumbre al informar que hablan con ella y se la ve bien, muy activa y encima de las principales cuestiones de Gobierno, sobre las cuales lógicamente toma las decisiones más importantes. Pero ninguno informa, pasillos adentro, el porqué de la ausencia en público e incluso la falta de discursos.

En principio, Cristina le había adelantado a los intendentes más cercanos al gobierno que reaparecería el 12 de enero, pero eso no sucedió aún. Frente a este panorama, todo el Gabinete busca mostrar la gestión diaria y difundirla. Rasgo comunicativo de cambio: antes la misma Cristina tenía presencia central en las presentaciones públicas de las principales iniciativas del gobierno. Ahora la comunicación a la sociedad y medios es a través, o del Jefe de Gabinete, o de cada ministro responsable del área en cuestión.

Así, Jorge Capitanich, además de administrar la actividad diaria de la Casa Rosada y del Gabinete; ha comenzado a recibir, además de gobernadores, a intendentes de importantes partidos del conurbano bonaerense: Mariano West de Moreno, Hugo Curto de Tres de Febrero, Martín Insaurralde de Lomas de Zamora, Francisco “Barba” Gutiérrez de Quilmes y Julio Pereyra, de Florencio Varela. Desde Casa Rosada les informaron la aprobación de la construcción de túneles, incluidos en el último Plan Ferroviario.

La realidad indica que el círculo más cercano a Cristina sabe realmente qué es lo que sucede. Sobre todo, su hijo Máximo Kirchner, quien parece ser quien convence a la Presidente de mantenerse puertas adentro y priorizar su salud.

 

Sobre el autor

Nicolás Gandini is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He holds a BA in Political Science from the Universidad de Buenos Aires. He led a one-year-practice in journalism in Fundación Perfil, so his profile is near Political Communication. Previously, he made field work and surveys for sociological studies and investigations in the Universidad de Buenos Aires.