Tuesday 25 July 2017

La política, como el ajedrez, es un juego de estrategias

Frase de la Semana

“Intentan armar telenovelas entre los miembros del Gabinete”

Axel Kicillof (Ministro de Economía de la Nación) – 09/01/14

Sabido es que el ajedrez es uno de los deportes (declaro como tal por el Comité Olímpico Internacional) más estratégicos del mundo. Si bien no supone un cansancio físico, si requiere una concentración total para lograr el afamado “jaque mate”. Son 16 piezas para cada jugador que se dividen en un tablero con 64 escaques (casillas).

Precisamente la política argentina hoy parece ser un gran tablero de ajedrez. Entre el oficialismo y la oposición se reparten las piezas, y cada uno desde su lugar, intentan proteger al Rey, máximo blanco del oponente. El oficialismo  tiene hoy a su Rey, que está algo alejada de la escena central de la política nacional. A partir de los problemas de salud que le produjeron una operación durante el mes de octubre de 2013, la Presidente de la Nación decidió correrse a un costado y delegar en otros la gestión diaria.

Luego de las elecciones y con la reaparición de la Presidente, pudimos ver el “desembarco” en el Gabinete Nacional de Ministros y funcionarios que como hemos mencionado en otro post, se caracterizaban por ser tomadores de decisiones y no consultores compulsivos. Estos cambios se pueden entender como una respuesta a los malos resultados que tuvo el oficialismo en los últimos sufragios, como un cambio natural por un proceso de desgaste que lleva un gobierno con más de 10 años en el poder y/o como cambios de políticas que generan nuevas expectativas, expectativas que crecieron aún más con la renuncia de Guillermo Moreno, una de las autoridades nacionales más resistidas de los últimos años.

En principio y luego de haber pasado dos meses de estos cambios, los movimientos sobre el tablero parecen haber sido sólo para desconcentrar al oponente, y analizar cómo reacciona antes los cambios. Todavía no se han tomado (no quiere decir que no ocurra) decisiones que demuestren que hay un cambio de rumbo porque la actualidad lo demanda. Tal vez haya que pensar que este Gobierno no quiera cambiar el rumbo, y está convencido 100% de las decisiones que está tomando. De ocurrir esto, la preocupación debería pasar entonces no por estos dos últimos años de Gobierno, sino por los primeros años de mandato del próximo Presidente a partir de 2015 ya que será este quien deberá resolver los problemas que tenemos hoy.

Sabido es que la actual mandataria nacional no le gusta la idea de ser “la Presidente del ajuste”, tampoco tiene que serlo porque el país cuenta con fondos suficientes para contrarrestar los pagos de deuda, las importaciones de energía, cubrir el déficit que provoca la balanza turística, etc. Pero si debe elaborar un plan de recaudación sin que este sea regresivo, porque hoy los niveles de las reservas del Banco Central están rozando los USD 30.000 millones, y el campo (uno de los principales actores de la economía argentina) no está liquidando lo que podría liquidar (a partir de otras circunstancias, entre ellas porque el Gobierno les cortó toda línea de crédito y entonces como represalia, y especulando con un mejor precio para la cosecha que se aproxima, prefieren no vender nada). De ninguna manera el actual Gobierno dejará que llegue a los USD 29.000 millones o por lo menos hará todo lo posible para evitarlo; sería un costo político muy alto.

Volviendo al paralelismo con el ajedrez, deberíamos pensar al Vicepresidente como un peón. Alguien que trabaje para proteger al Rey y en caso de ser necesario, se “sacrifique” por él. Pero la tan mala imagen que este concentra por estar envuelto en casos de corrupción, hace que no sepamos nada sobre él en las últimas semanas y que sea el Jefe de Gabinete la cara visible del Gobierno, o sea la torre o el caballo. Pero actualmente no contamos ni con un Presidente ni con un Vicepresidente en ejercicio pleno de sus funciones, sino que la gestión diaria está a cargo de funcionarios que no han sido elegidos por el voto popular, sino a dedo.

Por su parte, desde el otro equipo, la oposición, tampoco encontramos grandes novedades. Varias podrían ostentar el rol de Rey dentro del juego de ajedrez. Tal vez hoy quien más adelantado este, es Sergio Massa. Según algunas encuestas, si las elecciones fuesen hoy, este las ganaría en primera vuelta. Pero si en las mismas participara la Presidente de la Nación, quedaría segundo obligando a un ballotage también.

En las últimas semanas se ha visto nuevamente a una oposición muy dividida donde cada peón juega su propio juego. Por ejemplo figuras del massismo han alentado a que por ejemplo se abran las paritarias docentes antes de marzo para garantizar el inicio de clases ya que el gremio de maestros reclama un aumento salarial muy por encima de lo que el Gobierno quiere y/o puede pagar, cercano al 18%. Por otro lado también brindaron severas críticas al acuerdo de precios coordinado por la Secretaria de Comercio, con el que el Gobierno Nacional busca contener la inflación y con ello evitar que los precios se disparen y que las paritarias sean algo más tranquilas. El tema paritarias es un tema sensible. Exigir a un Gobierno que las abra no ayuda a mantener la paz social que tanto necesitamos, ya que todavía están muy latente los acuartelamientos de las policías y las revueltas sociales que hubo semanas atrás; y todos los gremios “están trabajando” para presionar a los respectivos gobiernos a tener por lo menos el mismo aumento, algo imposible para cualquiera de las 24 administraciones nacionales.

Desde UNEN, Lilita Carrió (otro posible Rey) continua con la batería de denuncias habidas y por haber. Atacando a la Presidente de la Nación y a algunos de sus Ministros, por la “ausencia del Estado” ante la crisis energética y por el hermetismo que la primera mandataria lleva desde hace más de 20 días. Su espacio acaba de presentar como Presidente a Fernando “Pino” Solanas, secundado por el radical Rodolfo Terragno. Con esto buscan darle entidad a un partido recién formado, que podría llegar a tener a la Diputada Nacional como candidata a Jefa de Gobierno porteña en 2015.

En cuanto a los radicales, cuando parecían comenzar a unificarse tras una buena elección nacional en octubre, surgieron las diferencias entre dos sus máximos exponentes como son el Senador Nacional Ernesto Sanz y el Diputado Nacional electo, Julio Cobos. Hoy se diputan quien es Rey y quien es Reina, pero en definitiva terminan siendo funcionales (sin intención) al Frente Renovador, ya que este espacio está “captando” a radicales que no encuentran en estas dos figuras un líder natural. A este grupo hay que sumarlo a Hermes Binner, que parece tener un objetivo más claro. Armar un frente amplio y también quedarse con algunos radicales disidentes.

Mauricio Macri, un Rey que no se anima a serlo del todo todavía, no comenzó con su campaña presidencial oficialmente. Por ahora mueve a sus “peones” y deja que se peleen entre ellos para ver quién será el candidato en la Provincia y en la misma Ciudad de Buenos Aires. Pero durante 2014 deberá definir quién será su aliado a nivel Nacional. Si buscará una figura con un perfil más de Rey para ir a una interna, o buscará a un alfil tal vez, que lo ayude a catapultarse a él como máximo exponente de la derecha.

Finalmente el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, no tiene un rol claramente definido. El quiere ser el Rey, pero todavía no lo dejan serlo o no quiere exponerse. Prefiere mantenerse como un caballo, ayudando al Gobierno Nacional y cada tanto hace algún movimiento para desconcertar a algunos peones. El tiempo, y sobre todo el presente año, determinará si se calza el “traje” de Rey para no sacárselo más.

Generalmente las partidas de ajedrez entre dos buenos jugadores suelen ser largas. Cada uno se toma mucho tiempo para pensar ya que debe mover la pieza correcta. La clave está en pensar y tratar de adelantarse al próximo movimiento que haga el adversario, y no tanto el propio. En Argentina, parecería ser que la partida que se está jugando, es una de estas.

Sobre el autor

Gonzalo Plecity is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He hold a BA in International Relations at the University of the Salvador. Previously, he worked as Operations and Supplies Officer in Pleamar Srl.