Tuesday 25 July 2017

Public Affairs Agenda – 15 de noviembre de 2013

EL GOBIERNO ARGENTINO, CON GESTOS DE ACERCAMIENTO AL FMI

lagarde_lorenzino

El Estado argentino necesita conseguir financiamiento internacional y a bajas tasas de interés para mejorar la situación de pérdida de reservas del Banco Central y del sector financiero en general. Frente a este panorama, el gobierno nacional viene mostrando buena predisposición a colaborar con el Fondo Monetario Internacional, y así lograr conseguir buenas condiciones para el crédito externo en 2014, tanto del Fondo como del Banco Mundial.

En este sentido, esta semana se dio a conocer que Argentina volverá a aceptar, tras  7 años de rechazo, una revisión de cuentas públicas por parte del organismo liderado por Christine Lagarde. En el año 2007 tomó notoriedad internacional la manipulación de las estadísticas públicas por parte del INDEC, y en ese entonces Argentina suspendió la revisión anual de números macroeconómicos que realiza el Fondo a sus países asociados. Desde Estados Unidos, un funcionario del FMI aclaró que “el eje de la relación está en la mejora de las estadísticas públicas, y hay un espíritu de creciente colaboración”.

Este acercamiento desde Argentina hacia el Fondo comenzó a principios de año, cuando el organismo internacional hizo un análisis exhaustivo del sistema financiero argentino; y luego se trabajó en conjunto para desarrollar un nuevo índice de precios que contara con la confianza desde el extranjero. Respecto al nuevo IPC, esta semana el Ministerio de Economía presentó en Washington el pliego con la nueva metodología de medición de estadísticas, sobre el cual el Comité Directivo del FMI dará su veredicto el próximo 9 de diciembre.

Desde fuentes cercanas a la Presidente, admiten que es más probable que ella acepte una negociación de crédito de parte del Club de París, antes que del Fondo Monetario Internacional o del Banco Mundial. Mientras Economía quiere insistir en avanzar con los dos últimos, desde Casa Rosada confían en que un acuerdo con el primero permitiría liberar líneas de crédito a una tasa baja para que el Estado y las empresas privadas puedan financiar inversiones de mediano plazo, como las que necesita el sector energético.

EL PJ BONAERENSE YA TIENE A SUS CANDIDATOS

Todos quieren jugar. Esa es la realidad del Partido Justicialista en la provincia de Buenos Aires. Esto lo demuestra el hecho que se hayan presentado 206 listas de los 135 distritos bonaerenses para competir en los próximos comicios partidarios del PJ, “inclusive los que decían que no iban a hacerlo porque PJ era una caja vacía”, según palabras de Hugo Curto, intendente de Tres de Febrero.

El peronismo oficialista designó al alcalde de La Matanza, Fernando Espinoza, para encabezar la lista de candidatos a ocupar cargos dentro del partido. El Frente Para la Victoria cerró sus listas con personajes de renombre: por la tercera sección electoral estaría Insaurralde, Julio Pereyra, Juan Manuel Abal Medina y Juan José Mussi; por la quinta Juan de Jesús, Diego Bossio, Adela Segarra y Jorge Paredi; por la primera, Alberto Descalzo, Raúl Othacehé, el antes mencionado Hugo Curto y Mariano West; y por la octava Alberto Pérez, Carlos Castagneto, Gabriel Bruera y Luis Lugones.

Desde el Frente Renovador, sus referentes se habían manifestado en contra de participar en la contienda partidaria. Sergio Massa, se refirió al Partido Justicialista provincial como “un sello y hasta lo comparó con un “edificio en ruinas”, lo que provocó la reacción de los intendentes del Frente para la Victoria. En sintonía con el líder opositor, el mandamás de Malvinas Argentinas Jesús Cariglino había manifestado: “Que se queden con los símbolos, tendrán que inventar muchos votos, lo que no es fácil cuando se va con lista única”. Pese a estos dichos, Cariglino y todo el massismo ve con buenos ojos a Mario Ishii como figura política de renombre para disputarle al oficialismo las elecciones pejotistas internas.

En la vereda opuesta, el diputado nacional y apoderado de Partido Justicialista Jorge Landau destacó la importancia de las elecciones internas del peronismo, y consideró a esta expresión política como la que tiene “más peso en la vida política argentina”.

Algunos datos a tener en cuenta que explican la relevancia de estas internas: hay 1.392.000 afiliados habilitados para votar el 15 de diciembre. Además de elegir los dirigentes que conducirán el PJ provincial el próximo 15 de diciembre, también se definirán 47 consejeros, más de 900 congresales y los titulares de los 135 distritos bonaerenses, mientras que los distintos sectores tendrán tiempo hasta el martes 19 para realizar impugnaciones a la lista.

EL EMPRESARIADO BUSCA MARCAR SU AGENDA POLÍTICA

Los presidentes de las principales asociaciones empresariales del país se reunieron esta semana, con la intención de definir los temas más importantes para tener en cuenta en al estrategia política y posicionamiento del sector económico-empresarial de cara a los últimos dos años de gobierno del kirchnerismo.

La última reunión de mesa chica entre los representantes del establishment argentino había sido en 2011, tras el importante triunfo electoral del kirchnerismo con el 54% de apoyo a la gestión de Cristina Fernández de Kirchner. En ese entonces, el empresariado y su pragmatismo natural se alinearon detrás del gobierno nacional y sus políticas macroeconómicas. En noviembre de 2013, el panorama político es otro: el Frente Para la Victoria perdió apoyo electoral y también político, y la situación económica empresaria dista de ser la mejor y la preocupación es un síntoma común entre los principales líderes corporativos de la Argentina.

En este sentido, el almuerzo entre los presidentes de la Unión Industrial Argentina (UIA) Julio Méndez; de la Cámara de la Construcción, Gusavo Weiss; de la Asociación de Bancos Nacionales (ABA, Claudio Cesario) y extranjeros (ADEBA, Jorge Brito); acompañados por Luis Etchevehere de la Sociedad Rural Argentina, el titular de la Asociación Empresaria Argentina Jaime Campos, y su par de la Bolsa de Comercio, Horacio Fargosi, buscó “definir puntos de vista comunes entre diferentes entidades”, según el comunicado que se difundió luego del encuentro.

Pero la realidad es que no es fácil definir un temario compartido entre grupos empresariales que representan diferentes sectores, cada uno con intereses particulares. Por ejemplo, el representante de la Cámara de Comercio, Horacio de la Vega, desistió de participar porque la información del almuerzo se había filtrado a la prensa y no se había planteado de antemano una agenda de temas a tratar. Además, la cámara de empresarios metalúrgicos, ADIMRA, hizo un planteamiento porque el titular de la UIA concurrió sin autorización interna.

Las intenciones de re-unión del denominado “G-7” empresarial argentino se dan al mismo tiempo que desde el gobierno nacional comenzó a demostrar un acercamiento con las principales cámaras empresarias y también con pequeñas y medianas empresas, para discutir un futuro programa económico.

 

Sobre el autor

Gonzalo Plecity is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He hold a BA in International Relations at the University of the Salvador. Previously, he worked as Operations and Supplies Officer in Pleamar Srl.