Wednesday 24 May 2017

En la cuenta regresiva

Frase de la Semana

“Vamos a hablar con todos los sectores políticos y sociales, piensen como piensen”

Hugo Moyano (Secretario General CGT opositora) – 17/10/2013

 

Estamos a una semana de tener nuevamente la veda electoral por los comicios del próximo 27 de octubre que traerá como resultado la conformación del nuevo Congreso Nacional y de las Legislaturas provinciales y Concejos Deliberantes Municipales. Además, en el caso de Santiago del Estero se elegirá Gobernador y Vice, donde seguramente el actual mandatario Gerardo Zamora renovará su cargo.

Pero las elecciones en las últimas semanas aceleraron a su máxima velocidad posible. Podemos ver candidatos que se multiplican en todo el país, y recorren varios kilómetros por día para poder cumplir con sus compromisos de campaña. El objetivo de todos es el mismo, llegar de la mejor manera a la elección legislativa de fin de mes.

Paradójicamente a lo que sucedía hasta no hace mucho tiempo, el peronismo pareciera tener más problemas de interna que el propio radicalismo. Si bien este último tiene varios dirigentes de peso propio, parecería ser que en las últimas elecciones (al igual que lo que sucedió con el Frente de Izquierda) arrojaron nuevos horizontes en el partido. La UCR tuvo una más que aceptable elección en las PASO en todo el país, y comenzaron a sonar algunos líderes del partido con proyección nacional. Julio Cobos tal vez es el más emblemático por la diferencia que sacó en su provincia natal, Mendoza, aprovechando también las diferencias que existen entre el Gobernador de la provincia, Francisco “paco” Pérez y su vice, Carlos Ciurca. Por otro lado Ernesto Sanz que si bien lanzó su candidatura a Presidente hace algunos meses, bajo un poco su perfil en estas semanas y no se involucró tanto en la campaña. Y por último, Ricardo Alfonsín, que mantuvo su alianza con Margarita Stolbizer (del Frente Progresista) anunció que no se presentará como candidato en 2015, sino que acompañará a quien lidere el espacio.

Pero el radicalismo no está sólo. El Frente Progresista representado a nivel nacional por Hermes Binner, quien aspira a mantener su liderazgo en la provincia de Santa Fe para ingresar a la Cámara baja a partir de diciembre, empieza también a jugar sus cartas para nacionalizar una interna. Obviamente el radicalismo representado por Cobos no tiene intenciones de ello, pero de alguna manera ambos deberán trabajar en una estrategia para que no “se pisarse” las intenciones. Tal vez lo que esté jugando en contra en este momento en el Frente Progresista, son los casos de corrupción dentro de la policía de la Provincia de Santa Fé, y el serio atentado que sufrió el actual mandatario de la provincia, Antonio Bonfatti, por parte supuestamente de grupos narcos.

Como mencionamos anteriormente, el peronismo está sufriendo hoy día una importante crisis institucional. No porque no tenga dirigentes con representatividad, sino porque tiene una diversidad muy amplia. Tal vez como parte de su historia, o tal vez por una falta clara en la conducción del Partido Justicialista o por el protagonismo absoluto que tiene la Presidente Cristina Fernandez de Kirchner en todas las decisiones de gobierno. En definitiva, y ayer 17 de octubre tuvimos sobradas muestras en la celebración del Día de la Lealtad Peronista, cada uno entiende el peronismo de diferente manera. Si Perón hubo uno sólo, porque hoy tenemos varios peronismos los cuales dicen representar los ideales de esta fuerza política pero nada tienen en común. Será que es importante decir que “somos peronistas” y hablar de “compañero a compañero” sólo en este día, pero luego cada uno profesa su propio peronismo.

Por lo tanto, y como una primera conclusión, podríamos pensar que el próximo Presidente de la República Argentina derivará de lo que suceda en la interna del peronismo. Si bien el radicalismo, y en segundo plano el Frente Progresista, han dado muestras de reunificación, el partido justicialista es  quien tiene la suficiente fuerza política para volver a ser Gobierno, pero deberán unificar criterios entre el peronismo tradicional, en peronismo sindical, el peronismo empresarial, el peronismo del sigo XXI, etc. para refundar sus bases.

De cara a estas elecciones, y más precisamente a esta última semana, el Frente Para la Victoria es consciente que no habrá grandes sobresaltos el 27 de octubre. Que aquellos que triunfaron lo volverían a hacer. El objetivo de ellos debería ser reducir esas diferencias, y en el caso de provincia de Buenos Aires por ejemplo, que Sergio Massa no llegue al 40% de los votos ya que sería una diferencia difícil de ocultar. En este sentido el repunte que ha tenido Francisco de Narváez en las últimas semanas, ha logrado que Massa reduzca un poco su número, y que Insaurralde le recorte diferencia porque también un pequeño porcentaje cambio su voto a partir de la internación de la Presidente de la Nación (que no repercutirá directamente en los resultados finales de los comicios).

Por otro lado, cuál será la función del Gobernado Daniel Scioli y quien asumirá la derrota o el triunfo cuando tengan que dar el discurso desde su bunker a fin de mes. Con la Presidente, en teoría en reposo, no hay muchas alternativas sobre quien será el orador. Como jefe del Partido Justicialista y referente de la provincia más importante del país, tendría que ser él. Pero ello lo puede llevar directamente a convertirse formalmente en candidato a 2015, o a llevarse toda la responsabilidad por una eventual derrota nacional. Por otro lado, si se cumple lo que se está rumoreando, que el Gobernador de Entre Ríos podría asumir la Jefatura de Gabinete de la Nación (Juan Manuel Abal Medina se iría a una Embajada en Europa), sumaría otro problema ya que esto sería una clara muestra de la idea que tienen algunos kirchneristas sobre quién sería el sucesor de la Presidente. De todas formas el Gobernador de la provincia tendrá que obtener la confianza de aquellos kirchneristas más acérrimos, algo difícil de ver en este momento.

En otro lugar, qué sucederá con Mauricio Macri, actual Alcalde de la Ciudad de Buenos Aires ya que también comenzará sus últimos dos años de gobierno. Macri siempre ha demostrado su interés por ser Presidente en 2015, pero no logra consolidar una estructura lo suficientemente importante en la provincia de Buenos Aires, necesario por el peso electoral que tiene el distrito. Muestra su supuesta alianza con Massa que terminaría pasada las elecciones, pero este último nunca admitió tácitamente que la misma exista y le termina jugando en contra. Además tendrá que convivir con una feroz interna sobre quien lo sucederá en la Jefatura distrital con varias vertientes, y por primera vez tendrá que enfrentar esta lucha de egos en su propio partido.

Dentro de la misma jurisdicción otra incertidumbre es el Frente Unen. Realizaron una muy buena elección, y fue uno de los pocos espacios que realmente tuvo una interna. Pero es un frente que se unió para una elección. Tendrán por delante el desafío de mantener la estructura, con dirigentes que provienen de diferentes ámbitos. Además aprovechando la buena performance que han tenido en estas elecciones primarias, seguramente busquen consolidar sus ideas de cara al 2015 sabiendo que Macri no tiene posibilidad de re elección, y siendo este la principal figura del PRO en la Ciudad. Tal vez por su perfil, Martín Lousteau sea quien tenga mejores chances de plantearse como opción a la Jefatura de Gobierno, pero Sergio Massa también lo quiere tener en su espacio de cara al 2015. Lilita Carrió es una gran candidata, pero más en elecciones legislativas que en  ejecutivas. Muestra de ellos son las diferencias de resultados que obtuvo entre 2011 casi borrada del mapa electoral, y las de las PASO en agosto pasado.

Por su parte, Sergio Massa tendrá por delante dos años que debe aprovechar para consolidar a su equipo de trabajo, y por sobre todas las cosas demostrar que no sólo es un producto de los medios. Deberá convivir y mantener unido a su bloque dentro del Congreso de la Nación ya que entre sus filas tiene dirigentes que responden a intereses totalmente diferentes entre sí. Por ahora sólo oficializó sus bloques en la legislatura provincial de Buenos Aires y en la Cámara de Diputados de la Nación, pero eso no quiere decir que le alcance para tener quorum propio. Entre sus próximos objetivos están también la búsqueda de aliados a nivel nacional, si realmente está pensando en ser presidenciable en 2015, y por otro lado su apertura al exterior buscando respaldos (aún sin definir en carácter de qué).

Pero tanto Massa como Scioli seguramente “compitan” por la lealtad de los Intendentes, sobre todos los del Conurbano y las primeras secciones bonaerenses. Massa presentándose como la nueva cara de la política (a pesar de que algunos lo tilden como una vuelta a los noventa), mientras que el ex motonauta tratará de premiar a los jefes distritales con más participación en las decisiones de la provincia, como ocurrió con Alejandro Granados, Intendente de Ezeiza con licencia, hoy a cargo de la cartera de seguridad de la provincia.

Finalmente, a partir de diciembre podremos notar a un Congreso Nacional muy “cargado” de legisladores relevantes, por el peso político que tienen alguno de ellos: ex gobernadores, ex vicepresidente, dirigentes sindicales, industriales, del campo, etc.; quienes además muchos tienen aspiraciones a cargos ejecutivos en 2015. Por lo tanto vamos a tener a un Parlamento mucho más político que legislativo, tal vez convirtiéndose en un “órgano de promoción política” donde todos quieran participar. Aunque como sabemos los que triunfen el próximo 27 de octubre, no quiere decir que lo hagan en octubre de 2015. Tenemos sobrados ejemplos de que una elección de medio término, no es lo mismo que una ejecutiva.

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.