Monday 23 January 2017

Cuando todos hablan de ajustar

Frase de la Semana

“En la economía hay bombas de tiempo que están haciendo tic, tac”

Guillermo Nielsen (ex Secretario de Finanzas de la Nación entre 2002-2005) – 18/09/13

Dependiendo de qué diario se lea o que radio se escuche, en la Argentina podremos encontrar dos visiones al menos distintas sobre la situación económica del país. Independientemente de ello, la economía argentina no está teniendo la estabilidad y confiabilidad que todo país necesita para aumentar su crecimiento.

Lo que sí es una realidad, es que seguramente entre septiembre y octubre notemos un boom de consumo debido a las recientes medidas tomadas por el Gobierno Nacional con repercusiones directas en el bolsillo de los ciudadanos. Indudablemente decisiones como el aumento de las asignaciones familiares, el aumento de las Jubilaciones (segundo aumento por la segunda aplicación del índice de movilidad) y/o el aumento del mínimo no imponible ayudarán a que circule en la calle mayor volumen de dinero. Lo que se desprende de esta situación de manera directa es que pasará después del 27 de octubre.

Para ello debemos tener en cuenta también el escenario político que tendemos de aquí a fin de año. Las Comisiones del Congreso de la Nación están tratando de forma casi urgente la aprobación del presupuesto 2014 y las prórrogas de la Emergencia Económica y el Impuesto al Cheque entre algunos de los proyectos que el Ejecutivo quiere tener aprobado antes de las elecciones. Esta necesidad se debe a que los referentes de cada provincia, deberán estar abocados durante todo octubre a recuperar el terreno que perdieron en las PASO, y a consolidarlos aquellos que hicieron bien sus tareas.

También el nuevo Congreso nos arrojará un escenario, al menos no tan tranquilo en cuanto a su quorum para el oficialismo. Estarán mucho más en juego las relaciones con bloque aliados. Además tendremos autoridades de peso con aspiraciones a ocupar cargos ejecutivos en 2015 que buscarán poder llamar la atención imponiendo temas en la agenda pública para que después sean tratados en el recinto.

Seguramente una vez que pasen las elecciones, el Congreso volverá a tener actividad importante en diciembre una vez que asuman las nuevas autoridades para retomar la agenda legislativa recién en marzo cuando la Presidente de inicio a la apertura oficial legislativa del año 2014.

Por otro lado, las Provincias también tendrán un 2014 que a primera vista no parece para nada sencillo. A pesar de que varias de ellas aumentaron la presión tributaria, tendrán que hacer frente a mayores gastos. Es que por primera vez el Estado Nacional les cobrará los intereses y el capital por la deuda que les refinanció en 2010. También recibirán menos dinero en materia de coparticipación federal, debido a la modificación del mínimo no imponible, por el cual el Gobierno Nacional recaudaba alrededor de $4.5000 millones de pesos.

A todo esto debemos sumar todo lo que ya sabemos con respecto a la macroeconomía que ayuda a que las reservas del BCRA disminuyan. El aumento de la demanda del sector energético que comenzará a ser mayor cuando empiecen los primeros calores; la presión de las empresas para mantener regularidad en la aprobación de sus importaciones; la salida de divisas por el “dólar turista” dejando una balanza deficitaria en materia de turismo; la poca liquidación, a pesar de haber tenido cosecha record, del campo debido a los bajos precios internacionales de la soja y el maíz principalmente; el resultado de la balanza comercial con nuestro principal socio, Brasil; y las obligaciones de deudas, que si bien son menores, suman al total.

Ante esta situación nos veremos seguramente envueltos en la necesidad de más dinero que nos ayude a por lo menos mantener nuestra capacidad de consumo. Porque lo que se deja de cobrar por un lado, se debe recuperar por otro. Algunas salidas podrían ser mayor presión tributaria (nuevos impuestos), que el Estado Nacional se vea obligado a tomar deuda en el exterior, repitiendo una historia que el mismo Gobierno no quiere recordar o emitir billetes, lo cual produciría inmediatamente mayor inflación. Lo que es seguro es que se tratará de mantener el consumo.

Estos próximos dos años son vitales, para saber cómo nos terminaremos adaptándonos a un contexto internacional que no es bueno tampoco. Si bien corremos con la ventaja que los ojos del mundo están puestos en América Latina, debemos ser conscientes que tenemos que aprovechar esta oportunidad y estar a la altura de las circunstancias.

 

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.