Tuesday 25 July 2017

¿Y la campaña dónde quedó?

Frase de la Semana

“Lo que termina es el mandato constitucional, no las ideas”

Daniel Scioli (Gobernador de la Provincia de Buenos Aires) – 29/08/2013

Argentina es un país inagotable. No sólo desde el punto de vista de sus recursos y riquezas naturales y humanas, sino también desde el punto de vista político. Analistas políticos y/o periodistas amanecen todos los días con un país completamente distinto al que se acostaron.

Esta semana hubo de todo. La Corte Suprema de la Nación convocó a las partes para exponer en representación del Gobierno Nacional y del Grupo Clarín por la reglamentación de algunos artículos de la Ley de Medios, que tal vez no tuvo la repercusión mediática que podría haber tenido en otro momento, pero precisamente por tantos temas que van acaparando la agenda mediática. La batería de anuncios fiscales que la Presidente de la Nación presentó en el marco de la segunda reunión con diferentes sectores de la economía, entre ellos los bancos, sindicatos e industriales que trajo a la mesa de la discusión si la medida era electoralista o no. O también la presentación y posterior reunión entre autoridades de Aerolíneas Argentinas y las compañía aérea de bandera chileno-brasilera (ahora) LATAM que terminó con el amparo presentado por la empresa privada para suspender la medida de la ORSNA que los obligaba a dejar su hangar en el Aeroparque Jorge Newbery.

Pero hasta hace unos días la campaña era el centro de atención de los medios y de todos nosotros. Obviamente no están en su apogeo porque tampoco la Ley Electoral lo permite. Pero de a poco podemos ir viendo cómo se van posicionando los candidatos. Lo más importante de estas últimas semanas, es el pase de algunas figuras que en las PASO formaron parte del kirchnerismo y ahora ven en Sergio Massa una figura que los puede llevar al triunfo. En paralelo también comenzó la danza de nombres sobre quiénes serán los representantes de cara a las elecciones legislativas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que también se realizarán en octubre.

Además el próximo 15 de septiembre tendremos la primera elección importante del año. En la provincia de Corrientes habrá sufragios para elegir Gobernador (entre otros puestos ejecutivos), y allí el oficialismo nacional se juega una fuerte parada. Su candidato, el Intendente de la ciudad homónima, Carlos “Camau” Espínola tratará de salir victorioso, tarea para nada fácil, ante el radical Ricardo Colombi (que junto a su primo Arturo, se vienen distribuyendo el poder en la provincia hace varios años).

Para esta oportunidad, Daniel Scioli que además de ser el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, es el Presidente del Partido Justicialista, convocó a una reunión del comité para darle el apoyo al ex deportista olímpico y de alguna manera mostrar su poder de convocatoria. Scioli claramente en las últimas semanas tomó un poco la bandera de las declaraciones oficiales. Se pudieron leer declaraciones donde quiere dejar en claro que va apoyar a que termine el actual mandato presidencial como corresponde, y que será él quien va a trabajar para darle continuidad a las ideas después de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner.

Por su parte Massa, está en el foco de la tormenta ya que muchos de los intendentes kirchneristas (sobre todo de la Provincia de Buenos Aires) se están moviendo al Frente Renovador y eso molesta mucho a los “cristinistas” defensores del modelo. Esta decisión implica para los intendentes un riesgo muy alto, ya que deberán convivir durante dos años con ahogos presupuestarios seguramente. El problema que puede llegar a tener Sergio Massa, una vez que asuma en diciembre su banca junto a sus compañeros de lista, es contener a ese bloque precisamente bajo un mismo paragua. Son figuras políticas muy importantes en algunos casos, que será difícil que se mantengan alineados porque no todos representan a los mismos sectores. Hasta el propio Hugo Moyano, quien acompaño a Francisco de Narváez para las PASO, está jugando con la posibilidad de apoyar al Intendente de Tigre.

Por su parte Francisco de Narváez, logró algo imposible hasta hace unas semanas. Algunos medios que se tildan como “oficialistas” cubren su campaña y promocionan sus recorridas por los barrios. Claramente se puede ver como un apoyo al empresario para que le quite votos a Sergio Massa, o por lo menos mantenga los que obtuvo. Obviamente si éste se bajase de la carrera a octubre, estos votos irían en gran medida directamente al massimo, ampliando tal vez la brecha que este lleva sobre Martín Insaurralde.

Por su parte, el gran desafío que tendrá éste último es mantener el caudal de votos, y acortar la distancia. Obviamente volverá a confiar en la estructura oficial y todo su aparato político, lo cual no está mal ya que son las reglas de juego. Pero seguramente veremos en las próximas semanas una campaña mucho más “violenta” en declaraciones ya que ahora todos se juegan sus últimas o primeras fichas (dependiendo de dónde se mire).

 

Sobre el autor

Gonzalo Plecity is Senior Account Executive for the Public Affairs practice in Edelman Argentina. He hold a BA in International Relations at the University of the Salvador. Previously, he worked as Operations and Supplies Officer in Pleamar Srl.