Thursday 23 March 2017

PASO, restan días

Frase de la Semana

“Confío en que vamos a poder domesticar a Elisa Carrió”

 Ricardo Gil Lavedra (pre candidato a Diputado Nacional por el Frente UNEN) – 31/07/2013

 

Las elecciones legislativas, celebradas a mitad de mandato presidencial, suelen tener un aspecto plebiscitario y de medición de la aceptación en el electorado por las políticas y el rumbo llevado por el gobierno de turno, y sirven de termómetro de cara a las presidenciales próximas. 

La particularidad de las elecciones legislativas es que el voto suele dispersarse más, porque carece de la figura electoral presidencial que arrastra electores. Al tener un sistema electoral proporcional para los cargos de diputados, los resultados no suelen arrojar ganadores y perdedores absolutos, como sí las elecciones a cargos ejecutivos (presidenciales o provinciales), debido a que los candidatos obtienen bancas en la Cámara de Diputados en relación directa a la cantidad de votos obtenidos. Por ejemplo, un partido minoritario o con poca representación parlamentaria, puede sentirse ganador al haber incrementado su presencia en Diputados. Y un partido antes mayoritario, puede sentirse perdedor al haber disminuido su número de representantes; aunque ellos sumen más que el anterior partido minoritario mencionado.

Por eso, un rasgo fundamental de las legislativas es el tipo de lectura que se le puede hacer a sus resultados, según el ángulo desde donde se busque analizarlas. En todo el país se renovarán Diputados, haciendo un total de 127 bancas en la cámara baja, y en ocho provincias se eligen nuevos senadores, sumando 24 escaños en el Senado.

En Cámara de Diputados, aunque el panorama parezca desfavorable para el kirchnerismo porque estaría siendo relegado como segunda fuerza o incluso tercera en los 5 distritos más importantes del país: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Capital Federal y Mendoza; esta elección representa un riesgo mucho mayor para la oposición que para el oficialismo. En esta elección se renuevan bancas en Diputados ocupadas luego de las elecciones legislativas de 2009, que fueron muy negativas para el oficialismo, y el panorama actual es más optimista que el de aquel año, cuando el gobierno pagaba las consecuencias por el conflicto con el campo.

Por eso, al haber obtenido pocas bancas en 2009, el Frente Para la Victoria pone en juego sólo 38 de las 115 bancas propias con las que cuenta en Diputados. Así, es la fuerza que menos escaños arriesgan y no perderá mayoría. Mientras otros bloques que hicieron una buena elección en 2009, como por ejemplo la Coalición Cívica -que debe renovar la totalidad de sus bancas- o al Peronismo Federal (Francisco de Narváez) les resultará muy difícil mantener su cantidad de diputados para el próximo período legislativo. Entre los bloques aliados al oficialismo, el panorama es más arriesgado, ya que pone en juego 15 de sus 25 bancas. Por ejemplo, termina el período de Nuevo Encuentro (Martín Sabatella), quien en 2009 fue electo como fuerza opositora y desde 2010 es aliada al gobierno.

El panorama en el Senado es otro. Las ocho provincias que renuevan senadores (3 por distrito) en las elecciones de octubre representan el 22% del electorado nacional, y son aquellas bancas que llegaron al Senado en las elecciones de 2007, cuando el kirchnerismo ganó con un 45% y Cristina fue electa por primera vez. Por ello, a diferencia de lo que ocurre en Diputados, en el Senado, el kirchnerismo arriesga más: juega 12 de las 32 bancas que tiene (un 54% del total de las bancas a renovar) sumado a que compiten 4 de sus 7 aliados, que resultan claves para alcanzar los 37 senadores necesarios para alcanzar quórum propio.

Pero hay que aclarar que, excepto la Ciudad de Buenos Aires, el resto de los distritos en que se renuevan senadores (Entre Ríos, Salta, Río Negro, Chaco, Tierra del Fuego) son provincias oficialistas o aliadas. Y hay dos casos, en Neuquén y Santiago del Estero, en el que el kirchnerismo puede quedarse con las tres bancas en juego, al sumar a kirchneristas y aliados. Los más afectados por esta renovación son los aliados del oficialismo no peronistas, que representan el 10% del Senado.

Finalmente y otro punto no menor, es que encontraremos en estas PASO una volatilidad del voto. La población en general no sabe cuál es la diferencia entre “agosto” y “octubre” y tal vez el nivel de participación no sea tan alto. De todas modos, sea cual sea, permitirá tener una foto de lo que se podrá ver en octubre, salvo para algunos partidos como UNEN y el Frente de la Izquierda que realmente tendrán internas.

 

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.