Wednesday 18 January 2017

Trabajar “a tu manera”

BYOD

 

BYOD -Bring Your Own Device, trae tu propio dispositivo- se refiere al uso, por parte de los empleados de una organización, de un dispositivo móvil personal (notebook, tablet o smartphone) para el trabajo diario, en lugar de los equipos provistos por la empresa.  Se trata de una tendencia en crecimiento que supone abrir  puertas a interesantes ventajas competitivas y financieras, al mismo tiempo que plantea un reto para la seguridad y confidencialidad de la información corporativa.

Con BYOD los usos personales y corporativos se entrecruzan planteando grandes desafíos de movilidad. El estudio de IDC “Predicciones 2013 para Latinoamérica” reveló que una tercera parte de los trabajadores en Latinoamérica usan un teléfono móvil o smartphone para fines de negocios, y dos de cada tres empresas movilizan a más del 10% de sus empleados con smartphones o tabletas.

Otro análisis de Gartner, publicado recientemente por IT Sitio, estima que antes del año 2017 el 50% de las empresas tendrán en vigencia una política BYOD. Asimismo, enuncia que en 3 años el 38% de las compañías ya no proveerá de dispositivos a sus empleados. El análisis también indica que sólo el 15% de las empresas rechazarán definitivamente esta tendencia y el 40% de las organizaciones le permitirá a sus empleados elegir libremente si prefieren utilizar sus propios dispositivos o los provistos por la empresa.

Pero, para que el fenómeno BYOD no suponga un ineficiente y costoso despliegue de aplicaciones y dispositivos móviles, es indispensable que las organizaciones adopten una política clara de movilidad. Un tema no menor a tener en cuenta a la hora de implementar movilidad es la seguridad. Hay dos cuestiones a considerar, por un lado el usuario no quiere perder su privacidad y, por el otro, el área de IT necesita establecer reglas y procesos para prevenir la fuga de información ante la posibilidad de que el dispositivo se pierda o sea robado.

Esta tendencia organizacional, que muchos vaticinan como uno de las más revolucionarias, no sólo reduciría los costos en infraestructura tecnológica. Además, podría incrementar la satisfacción de los trabajadores aumentando sus niveles de productividad, creatividad y eficiencia.

Sobre el autor

María Laura Casanova is part of the Technology Practice in Edelman Argentina since 2009. She is currently working as an Account Executive for Lenovo, Symantec and CESSI (Software and IT Services Chamber of Commerce). Follow me! @laucasanova