Thursday 25 May 2017

Más dudas que respuestas, “blanqueo” de capitales

Frase de la Semana

“El que ponga dólares, recibirá moneda extranjera”

Mercedes Marcó del Pont (Presidente Banco Central de la República Argentina) – 09/05/2013

 

 

El Gobierno Nacional anunció esta semana un nuevo paquete de medidas que será debatido en el Congreso de la Nación en las próximas semanas. Se trata de un anuncio realizado por el “equipo económico” lanzando tres tipos de bonos con el objetivo de reactivar el sector inmobiliario, el de infraestructura y el de hidrocarburos.

El Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico (BAADE), el Pagare de Ahorro para el Desarrollo Económico y el Certificado de Depósito Para Inversión (CEDIN) podrán ser intercambiados por los argentinos en un plazo de 3 meses una vez que la norma se apruebe.

De esta manera aquellos que tengan ahorros no declarados (y declarados también) podrán “blanquearlos” sin tener que dar explicación alguna de dónde y cómo lo obtuvieron, siendo esta tal vez la principal ventaja. Obviamente están excluidos aquellos que tengan actualmente alguna causa tributaria en su contra.

En cuanto a las características de cada uno de ellos se pueden mencionar principalmente que buscarán que los ahorros de los argentinos se conviertan en inversiones productivas, como puede llegar a ocurrir con el BAADE que intentará concentrar inversiones para con YPF por ejemplo.

Los tres tendrán los mismos alcances, es decir, el interés anual es del 4%, vencerán en 2016 y los dividendos productos de esos intereses se pagarán en la misma moneda que originalmente fue entregada. Vale destacar que cuando se hablan de estos bonos, no sólo se está hablando de “blanquear” dólares, sino también otras monedas como el Euro y el Real.

Ahora bien, hay varias cuestiones que podemos analizar. Por empezar cuál es el principal objetivo del Gobierno con esta medida. Principalmente es reactivar sectores que están estancados, y hasta con poca inversión como puede ser el sector de hidrocarburos. Argentina está pasando por una situación crítica con respecto a políticas energéticas, importando más de lo que históricamente importaba. Con una brecha cambiaria entre el dólar oficial y el “blue” que tocó el 100% esta semana, sectores como el inmobiliario sufrieron una retracción importante en sus operaciones comerciales.

Por otro lado debemos pensar nuestra “cultura ahorrista”, la cual en las últimas décadas se basó sobre la moneda verde principalmente. En Brasil ocurría lo mismo por ejemplo, pero luego de años lograron comenzar a pensar en reales.

Con un contexto de reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) disminuyendo diariamente (en parte por el fuerte aumento del Gasto Publico), lo que no quiere decir que sea deficitaria, estos bonos permitirán inyectar divisas para elevar sus niveles. A su vez el Banco Central tendrá un rol estratégico en estos bonos. Estas medidas forman parte de la reforma de la Carta Orgánica que está sufriendo dicha entidad, que será quien “asegure” el dinero que recibirán los bancos de sus clientes.

Por otro lado, qué resultados espera el Gobierno con la aplicación de estos bonos. Se estima que hay más de USD 160.000 millones no declarados que pertenecen a argentinos, tanto en el exterior como dentro de cajas de seguridad y guardados “abajo del colchón” como se denomina en la jerga. Otros bonos del Estado, como el Bodem 2015 otorgan una tasa anual del 12%. De hecho los mismos bancos otorgan tasas anuales de entre el 14% y el 17%, pero son en pesos obviamente.

Los nuevos bonos no son otra cosa que un “préstamo” al país a largo plazo pero que cuyos intereses como se mencionó anteriormente, serán devueltos en la moneda extranjera. Para el 2016 el actual Gobierno tal vez no esté en el poder, y eso es lo que genera un gran interrogante. Además, esos intereses obtenidos, qué destino tendrán en 2016. Se reinvertirán en el país acorde a la ley, o se volverán a fugar para no ser declarados.

En fin, por ahora son más preguntas que respuestas. Habrá que estar atentos a lo que suceda en el Congreso de la Nación con los proyectos que ya comenzaron a ser tratados en comisiones en la Cámara Alta. Luego de esto podremos sacar nuestras conclusiones.

Sobre el autor

Mariano Vila is the Public Affairs Director at Edelman Argentina. He is in charge of developing governmental relations´ strategies for clients, like monitoring, warning systems, relationship and influence and strategic partnership. Lately he has worked with companies as MasterCard, Tyco/ADT, HP, SCJ and Bridgestone among others. He developed his career in the area of Tourism of the Argentinean National Government, where he served as Head of Product and Networking Area and as Market Manager for the long haul markets at the National Institute of Tourism Promotion (INPROTUR), of the National Tourism Ministry. Mariano has a degree in Political Science in the Pontificia Universidad Católica Argentina. He is a member of the Corporate commission of the Public Relations Council. He is fluent in Spanish, English and Portuguese and he knows about social media and web 2.0 strategies.