Sunday 28 May 2017

Liderazgo en color rosa

Como todos sabemos, hace poco menos de una semana, el seleccionado argentino de hóckey sobre césped femenino, Las Leonas, se quedó con la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, al perder la final con Holanda por 2-0. Sin embargo, y a pesar de no haber sido las número uno esta vez, el equipo continúa demostrando que son uno de los mejores en el mundo, y que no se darán por vencido.

Esta situación, y lógicamente respetando las diferencias, me hizo pensar en ese “torneo” que las mujeres de hoy en día jugamos para llegar a ser las número uno en nuestros propios lugares de trabajo, para lograr tener esa medalla de oro.

Hace rato ya que las mujeres hemos ingresado en el mundo empresarial. Sin embargo, la posibilidad de alcanzar puestos altos parece muy lejana. Estudios recientes demuestran que cuando en los directorios hay por lo menos tres mujeres, la empresa funciona mejor. Según algunos especialistas, esto sucede porque -en la mayoría de los casos-, los beneficios que aportan las mujeres líderes tienen que ver con ese “sentimiento maternal” con el que nacemos: la empatía con los empleados, el trabajo en equipo y establecer relaciones humanas favorecen el clima de las empresas.

Una buena líder necesita tener competencias técnicas: dominar aquello que hace; competencias interpersonales: saber trabajar en equipo; y competencias de liderazgo personal: ser honesta. Si una persona no es capaz de liderarse a sí misma, imposible que guíe a los demás.

Lo interesante, y lo que verdaderamente tenemos que plantearnos,  es que para ser líderes no tenemos que igualarnos a los varones, sino tener igualdad de oportunidades.

Sobre el autor

Natalia es parte de Edelman Buenos Aires desde 2007 y hoy lidera el área de Corporate. Tiene un gran conocimiento y experiencia en el trabajo de PR y Crisis orientado a organizaciones diversas industrias. Podés seguirla en Twitter en @natisoler