Tuesday 28 March 2017

Mujeres que (se) juegan

Confieso que soy poco entusiasta de los eventos deportivos, en general. Pero esta mañana me sorprendí emocionada con un tuit de un colega de Londres anunciando el paso de la torcha olímpica cerca de su casa.

Desde mi etnocentrismo absoluto, me parece una locura que estemos en el año 2012 y sea noticia que estemos en la antesala de los primeros Juegos Olímpicos con al menos una mujer representando a cada país. Increíble.

Son los Juegos más femeninos de la historia: casi 46% de participación y mayoría en el equipo de Estados Unidos. Arabia Saudita, Catar y Brunei – motivados por el COI, entiendo – inscriben mujeres por primera vez. La mitad de los países de América Latina seleccionó a mujeres como abanderadas para la ceremonia de apertura. Estupefacta.

Me olvido – como Dory que soy – del lugar que ocupamos las mujeres en las diferentes culturas. Y  de todo lo que lloré y pataleé con las vidas de las protagonistas de Mil Soles Espléndidos (no apto para impresionables). Y que todavía hay rincones del mundo que son considerados de los más peligrosos para nosotras, tres al menos que quiero visitar (algo parcializadas algunas miradas, también; qué es normal en Oriente y Occidente, otro tema).

Abriendo el mapa, repasando de dónde venimos y hacia dónde vamos, recordando historias que viví en primera persona, ahí entiendo la relevancia de la noticia.  Un evento con eco mundial, una antorcha para iluminarnos sobre los pequeños pasos que damos para entrar en nuevos espacios. Un suspiro, acá desde nuestro rincón GWEN.

PD: Para atender nuestros TOCs, datos estadísticos sobre las mujeres en los Juegos Olímpicos, a través del tiempo, en el sitio del COI.

Sobre el autor

Presente en el país desde 1997, Edelman asesora a clientes de diferentes sectores productivos de la economía nacional, tanto multinacionales como locales. Con un equipo de más de 45 profesionales, está abocada a brindar servicios de comunicación y marketing que aporten valor agregado al negocio.